ILOVECPA: un vale de compra de 1000 euros

PRÉSTAMOS RÁPIDOS SIN PAPELEO

OFERTAS EN ZAPATOS DE MARCA

ALIMENTOS PARA ANIMALES DE COMPAÑÍA

HOTELES BARATOS

CITAS NUDISTAS

MODA CHIC PARA CHICAS CHIC

DESCUBRE TU FUTURO GRATIS

DINERO RÁPIDO SIN PREGUNTAS

ZAPATOS ÚLTIMA MODA

Wednesday, October 28, 2015

Comiendo en Bruselas

Me gusta el restaurante Rouge Tomate Bruselas porque es un restaurante muy acogedor. Te sientes cómoda y para mí eso es muy importante. 

Está en la calle Jules Van Praetstraat 27, 1000, Bruselas y es un restaurante indio pakistaní. Yo voy más por el ambiente tranquilo que tiene que por la comida. Las comidas raras, como las llama mi madre, no van mucho con mi paladar. 

Es muy fácil de encontrar a poco que conozcas Bruselas. Está cerca de la céntrica Avenida Louisse, en un edificio señorial. 

Lo que más me gusta de este restaurante son las pastas. Son deliciosas. Además, no son nada caras. En este restaurante se come más barato que en otros restaurantes de Bruselas, una ciudad que no es nada barata. 

La presentación de los platos es buena. Te lo ponen todo muy colocadito. Las verduras las emplatan tan bien que se te hacen apetitosas hasta cuando no eres muy de vegetales cocidos, como es mi caso. La última vez que estuve en este restaurante me comí unos guisantes con unas verduras que no sabían ni que eran porque me entraron por los ojos. Vi que lo comían en una mesa vecina y pedí lo mismo. 

Es una pena que los camareros sean tan lentos. Van a velocidad de tortuga. Se te quita el hambre esperando a que traigan lo que les has pedido. he visto varias veces como se les iban los clientes cansados de esperar. Para cobrar espabilan más que para servirte la comida. 

Aún así, os recomiendo este restaurante de Bruselas. Tiene un ambiente tranquilo, una decoración muy india y unos precios pagables para personas que no nadamos en la abundancia, como parece que nadan casi todos los belgas.

Mis vacaciones baratas en Cádiz

El Hotel Playa Victoria en Cádiz es un hotel barato perfecto para unas vacaciones de sol y playa. No es un hotel lujoso, pero está bien cuidado y es cómodo para pasar unos días en familia. 

A nosotros nos dieron una habitación enorme con dos camas de matrimonio juntas en las que cabía toda la familia. En una dormimos mi chico y yo y en la otra mis dos hijas. La habitación estaba muy limpia. Lo mismo puedo decir del cuarto de baño, decorado con la misma sencillez que nuestro cuarto. Me gustó el armario de nuestra habitación: era grande y estaba pintado de color blanco, un color que le daba luminosidad a un cuarto en el que predominaban los tonos pastel. Los suelos eran de tarima bien barnizada. 

Nuestra habitación tenía una pequeña terraza con vistas a la piscina. No nos llegaban mucho los ruidos porque estábamos en un piso alto. 

Lo pasamos bien en este hotel. Por gustarnos nos gustó hasta el buffet del desayuno. Había mucha fruta y era fruta variada. Mis hijas no tuvieron excusas para no comer un desayuno sano. Los zumos, en cambio, eran de cartón, pero estaban ricos. La bollería también era abundante. Había fiambres, yogures, galletas... No salías con hambre. 

Os recomiendo este hotel que está en la playa de la Victoria, a uno 3 km del centro de Cádiz. En él encuentras comodidades como las vistas al mar, una preciosa piscina exterior, terrazas en las habitaciones y conexión Wi-Fi gratuita. 

Nuestra habitación tenía aire acondicionado, un buen televisor de plasma, minibar, caja fuerte y baño privado con secador de pelo y artículos de aseo suficientes para nosotros los cuatro. Encima nos salió bien de precio. Bueno, bonito y barato, como dice mi madre. 

El Victoria alberga un bar y un restaurante elegante. Hay servicio de habitaciones. 

La recepción está abierta las 24 horas y se ofrece un mostrador de información turística con servicio de alquiler de coches. Además, hay servicio de lavandería, planchado y limpieza en seco.

Saturday, October 24, 2015

Mis vacaciones de verano cutres

1

La Playa del Carmen , Barbate, Cádiz es una playa familiar, tranquila, con un buen arenal y muy limpia. A mí me gusta porque no tiene vegetación. Bueno, tiene algo de verde en la desembocadura del río y para de contar. No me gustan nada las playas que parecen un trozo de campo con mar. 

A mi chico le gusta mucho más que a mí esta playa. Suele ir los día que hace bueno para sacar fotos de la costa. Ves la costa africana cuando no hay niebla. 

También se ven delfines y ballenas. Esto a mí me da un poco de miedo. Por eso nunca llevo a mis hijas. Pese a ser una playa que está llena de familias, voy con mi marido o con algunos amigos. No me parece una playa segura para mis hijas. Me moriría si me las zampa una ballena. 

El coche lo dejamos siempre en la zona del paseo marítimo. Allí hay tres parkings que suelen tener siempre plazas disponibles. Algunas veces lo tenemos dejado en las calles del pueblo, pero a mi chico no le gusta mucho dejar el coche en zonas muy concurridas por los peatones. 

Os recomiendo la Playa del Carmen. Es una playa urbana que está muy bien con su extenso arenal. Pese a estar bastante llena de gente, es tranquila. Tiene la gran suerte de no tener muchos turistas tomando el sol. Los turistas son los que más bulla meten siempre. 

También os recomiendo visitar el pueblo. Barbate es un pueblo pesquero muy distinto a los pueblos turísticos de Zahara de los Atunes, Los Caños, El Palmar, Bolonia, Tarifa, etc. Barbate sigue siendo un sitio lleno de lugareños.


-----------------------------

2

Las Casas Rurales Maribel son unas casas rurales tranquilas ideales para apartarse del mundanal ruido unos días si no te importa compartir cuarto de baño con gente a la que no conoces de nada. Están en la Calle Batán, 98, 02210 Alcalá del Júcar, Albacete. 

No es una casa que te encuentres en medio del campo. Está en un pueblo con mucho encanto y tiene el acceso muy bien asfaltado. Puedes ir con tu coche hasta la puerta. 

Nosotros alquilamos una habitación de matrimonio. Había otras siete habitaciones de matrimonio más cinco habitaciones individuales. Es un caserío bastante amplio. Pero es tranquilo. Todos los huéspedes que estaban cuando estuvimos nosotros iban buscando paz y tranquilidad, no fiestas ruidosas. 

Dentro tienes bastantes comodidades: televisor, jacuzzi, una buena chimenea en el gran salón común, aire acondicionado, calefacción,... Pero también le faltan otras comodidades que hacen que añores tu dulce hogar. 

No me gustó nada fue que el baño fuera compartido. De hecho estuvimos menos días que los previstos pro eso. Para mí es una asquerosidad compartir el cuarto de baño con desconocidos y me da igual que tenga una bañera hidromasaje o unos cascabeles en la pared. Prefiero un cuarto de baño cutre para mí sola que un cuarto de baño precioso para toda la casa. 

Encima admiten animales. Tuvimos la suerte de que sólo había una señora que tenía un perrito pequeño. No me imagino viviendo bajo el mismo techo con media docena de canes. 

Mi chico disfrutó más la estancia que yo. Hizo paseos por la zona con una bicicleta que le dejaron. Yo casi no salí. Aproveché para utilizar el cuarto de baño a horas en las que no se duchaba nadie. 

La decoración es rural pobre. Las paredes están como en cemento si alisar pintado de colores. Los suelos son baldosas viejas. Los muebles parecen una herencia de María Castaña. Estas Casas Rurales Maribel necesitan una reforma hacia el buen gusto.

Thursday, October 22, 2015

Mis vacaciones cutres en Almería

Lo que más me gusta de Almería es el Cabo de Gata. El Cabogata Garden Hotel & Spa, Retamar, es un hotel precioso que está en el Cabo de Gata, en Almería, un sitio inolvidable una vez que lo conoces. 

El hotel no es lujoso. Es un cuatro estrellas al que le sobra una estrella tanto mirando su fachada como mirando su interior. Es muy de andar por casa. Con una buena reforma quedaría bonito. La forma de U del edificio podría darles mucho juego a los arquitectos para hacerle una fachada más actual. 

Lo mejor del hotel son sus piscinas y el solárium. Yo me pasé horas con las niñas en las piscinas. Mi chico también se apuntó a esta zona porque había una cafetería ideal para leer el periódico mientras mirabas como las niñas se divertían nadando. 

No nos perdimos las sombrillas de cáñamo que hay como hamacas. Eran cómodas, pero tenías que espabilar para hacerte con alguna. Estaban muy concurridas. 

Mis hijas no se aburrieron. Se lo pasaron pipa con la animación que había para los críos en la zona de las piscinas. Yo no lo pasé tan bien con tanta animación. Nuestra habitación tenía unas vistas preciosas a las piscinas y una escandalera durante todo el día y parte de la noche. No podías dormir. Cuando no animaban a los niños animaban a los mayores. En este hotel no te dejan dormir. La vida es una fiesta para ellos. 

En todo caso, a mí me valieron mucho la pena los cuatro días que pasamos en el hotel por el centro Spa & Wellness que tienen equipado con una buena sauna, jacuzzi, baño turco, circuito termal, sala de relajación que relaja de verdad y un amplio programa de masajes y tratamientos corporales de todo tipo. Salía todos los días sintiéndome la reina de la belleza nacional. Allí te miman. 

Mi chico se decantó por el deporte: tenis, fútbol, baloncesto, pádel, voleibol y mucho gimnasio. Acabó los cuatro días de vacaciones con varios kilos menos. 

La habitación no me gustó. Mala insonorización y muebles baratos tipo Ikea. Los suelos eran tarima de madera. Menos mal. Yo no soporto las moquetas y menos en los hoteles. 

Me recordó las habitaciones de la antigua casa de mi madre. En las paredes también había mucho cuadro que enmarcaba láminas. 

Las camas no eran nada cómodas. Lo mismo puedo decir del sofá-cama donde durmió mi niña grande. 

Pero era el cuarto de baño. La ducha tenía una cortina que tuve que quitarla porque me agobiaba y los sanitarios se veían más usados que los de los aeropuertos. 

¿Más desventajas? Pues sí. La conexión wi fi no funcionó ningún día en nuestra habitación y el aire acondicionado hacía un ruido que me ponía de los nervios. Acabé apagándolo. Mejor asada que loca. 

No os recomiendo el Cabogata Garden Hotel & Spa, Retamar para unas vacaciones tranquilas. Hay hoteles mejores en la zona que tienen también unas buenas actividades de animación para los más pequeños de la casa.

Wednesday, October 14, 2015

Comiendo de mercadillo en Córdoba con una amiga

Los Patios de la Marquesa, Córdoba, es un mercado gastronómico totalmente centrado en la gastronomía local. El mercado es bastante coqueto con sus 16 puestos repartidos en unos mil metros cuadrados en los que no falta tres preciosos patios muy andaluces. 

Yo fui con una amiga y regresé un día que estaba en Córdoba con las niñas. Les encantaron todos los puestos. Los de comida, claro, que los de bebida no eran muy para niñas. Aproveché para hacernos fotos las tres juntas en los patios. Son una monada, sobre todo en mayo, cuando están tan floridos. 

En los Patios de la Merquesa puedes comer las mejores carnes, los mejores mariscos, platos de cocina árabe, embutidos ibéricos, salmorejería, bocatería,... La vinoteca es de lo mejorcito. 

La última vez que estuve por allí tenían una exposición de pintura. La vez anterior era de fotos. Ah.. y había un desfile de moda de una diseñadora que no conocía. Apuestan mucho por los artistas locales, lo cual está muy bien. 

Lo que no debes perderte es el show cooking. A mí me encanta ver como cocinan en directo. Mi chico, en cambio, dice que no le gusta. Por eso siempre discutimos a la hora de elegir un restaurante. Yo me decanto por locales en los que puedes ver como cocinan y a él eso lo pone de los nervios. 

Compré en este mercado varias cositas de artesanía para mi suegra. Tiene una colección de cacharros que se hacen en todas las ciudades con un recuerdo de, a poder ser, escrito en el mismo objeto regalable. 


Os recomiendo visitar Los Patios de la Marquesa, Córdoba. Es un mercado gastronómico que está muy bien para disfrutar del buen comer y del buen beber tanto en familia como con amigos. Yo me lo pasé muy bien las dos veces que estuve por allí. No descarto volver.

Saturday, October 10, 2015

Mis vacaciones vip

1

Dice mi suegra que no hay nada mejor que la casa de una para sentirte cómoda. A ella no le gustan mucho los hoteles. Por eso siempre optamos por alquilar algún apartamento cuando la llevamos con nosotros a pasar unos días lejos de la cotidianidad aburrida. 

Gracias a Wimdu, lo tenemos fácil. En esta web conseguimos apartamentos que están mucho mejor que las habitaciones de algún hotel. Hablando de habitaciones, también las tienen. Son todas habitaciones en el centro de las ciudades. Alquilé hace unos meses una para mí en el Barrio de Salamanca que quitaba el hipo. Era mucho mejor que las habitaciones de cinco estrellas que hay en las proximidades de este barrio céntrico de Madrid. 

Hemos conseguido estos días un apartamento en parís que está muy bien. Lo hemos reservado para pasar los tres días del puente de octubre. Seguro que estamos mejor que en nuestra casa. 

Espero que el casero sea tan majo como el que tuvimos en Sevilla hace unos meses. También habíamos conseguido alquilar por medio de Wimdu. El casero nos dejó la nevera llena de exquisiteces y el piso limpio como los chorros del oro. 

Las fotografías que ves en Wimdu de los apartamentos son reales. Esa es nuestra experiencia. Tal como ves el piso en las fotos tal como es en la realidad. No defraudan. Por eso os recomiendo Wimdu. Son gente seria. 

Nuestras vacaciones de tres días en un apartamento en el centro de París nos van a salir en unos 1500 euros. No me parecen caras teniendo en cuenta que el piso es de auténtico lujo.

-----------------------------


2

Traslados Vip Madrid es un transporte personalizado de lujo en la capital de España que está muy bien. Son rápidos y tienen unos precios bastante económicos. 

Nosotros recurrimos a sus servicios varias veces. Nos recogieron en el aeropuerto y nos llevaron hasta nuestro hotel, ayudándonos a facturar y con el equipaje. Te sientes como una reina. 

Los precios, como os decía, son muy arreglados. Te salen más baratos que un taxi y no se puede comparar el servicio que te dan al que te da un taxista. Por 55 euros nos llevaron a cinco personas, nosotros los cuatro más mi suegra, del aeropuerto de Barajas al hotel. No me parece nada caro. 

También tienen un microbus para llevar a más gente. En un microbus a nosotros nos cabería toda la familia, primos incluidos. 

Os recomiendo Traslados Vip Madrid. Puedes hacer la reserva en www.trasladosvipmadrid.com. Allí ves los precios. De momento hacen traslados por toda la Comunidad Autónoma de Madrid y por los alrededores. Espero que en futuro se expandan. Son geniales. 

Yo he quedado siempre muy contenta con sus servicios, cosa que no puedo decir de los taxistas de Madrid, que son, en general, unos estirados. Te miran casi todos por encima del hombro. En cambio, los de Traslados Vip Madrid son muy atentos. 

Me parecen una muy buena opción sobre todo para personas que no están acostumbradas a viajar. No son como un taxista que te deja tirada a la puerta del hotel con tus maletas sino que éstos entran y te ayudan hasta a facturar, y siempre con una sonrisa en la boca. Así da gusto pagar.

Con mi marido en el circo de casa

Estoy enamorada, querido, no sé si te lo he dicho. Soy de esas mujeres florero que miran a su santo, piensan en su cartera y se sienten afortunadas y enamoradas. Además, tenemos dos herederas para su fortuna. Su herencia no quedará para Hacienda.

 No me consideres frívola, querido. Soy una mujer seria. Yo abrazo a mi marido como la leona viral abraza a su cuidador. Mi marido también es mi cuidador. Me mima. No puedes imaginar las joyas que me regala. El otro día vino con un medallón de la Virgen de las Angustias rodeado de diamantes. Es muy religioso.

 Le conté lo de la leona y se emocionó. Me preguntó si quería un león para el jardín. Lo podríamos meter en la caseta de las herramientas que ahora está ocupando el perro, un can horrible que vino de Siberia reventado de tirar por los trineos de los rusos que nunca fueron comunistas. Le dije que ni hablar. Él es mi león.

 Imagina como acabó el abrazo. Sí, donde estás pensando. Nuestra cama es el mueble de la casa que más habitamos. Antes lo hacíamos en el suelo, sobre la alfombra, pero es más cómoda la cama. Me encanta tirar a mi santo esposo del colchón a la moqueta y tirarme yo encima. 

 No sigo contándote nuestras cosas. Es mejor que me olvides, querido. Lo nuestro ha sido algo así como un amor platónico. Pero, creo que podría abrazarte, darte un abrazo como el de la leona viral. Seguro que te emocionabas tanto como se emocionó su cuidador.

Thursday, October 08, 2015

Mi visita en familia a la Casa museo de Antonio Machado

La Casa Museo de Antonio Machado en Segovia es un museo en una vieja pensión, en la que vivió en su día el famosos poeta. Me sorprendió su sencillez cuando fui a visitarla con una amiga. También me sorprendió que hubiera bastante gente recorriendo sus estancias. 

Pese a lo concurrida que estaba el día que fuimos mi amiga y yo, imperaba el silencio. La gente hablaba bajito, como si quisiera respetar las paredes entre las que seguramente Machado escribió más de un poema. 

Su habitación era la más sencilla de la casa. Para entrar tenías que pasar por otra habitación. Tenía una cama con cabecero de hierro, una mesa con una silla y una especie de tocador. 

Todas las habitaciones eran bastante cutres, como era de esperar en una pensión de la época. Más cutre me pareció la cocina. Hay cocina en casas de pueblos que están mucho mejor. Del cuarto de baño mejor ni hablo.

La casa fue adquirida por los amigos de Machado. Cuando murió el poeta, no quisieron que nadie utilizase más su habitación en la pensión. Por eso la alquilaron en un principio. Posteriormente, fueron haciéndose con el resto de los cuartos, y acabaron por comprar también una casa aledaña. 

Aún así, el museo no es grande. Lo que más me gustó fueron unos patios interiores. Me imaginé a Antonio Machado escribiendo sentado en uno de sus bancos. 

Os recomiendo, pues, visitar la Casa Museo de Antonio Machado en Segovia. Es fácil de encontrar porque está muy céntrica. Además, todo el mundo la conoce.

Mi feliz estancia en la República Checa

Karlovy Vary es la ciudad balnearia más bonita que encontré en la República Checa durante un viaje que hice con mi chico por aquellas tierras poco conocidas para nosotros. 

Mi chico quería ir por lo bien que le habían hablado de las aguas termales de esta ciudad. Tiene un río, el Teplá, famoso por sus aguas calientes. En el siglo XIX iba mucha gente atraída por los beneficios del agua para la salud. 

A mí no me van mucho los balnearios. Me parecen cosa de viejos. Por eso mientras mi chico se apuntaba a todas las aguas habidas y por haber, me fui de compras. Compré cositas en las tiendas de Karlovy Vary. Me traje para casa varias botellas de un licor de hierba que llaman Becherovka. Dicen que es muy bueno para el estómago. También compre botellas de agua mineral Karlovarská kyselka. Tiene un abor un tanto raro. 

Después de pasar un día entero en esta ciudad nos fuimos hasta Praga, la capital del país que está unas dos horas en coche sin apuntarte mucho. 

Os recomiendo visitar Karlovy Vary. La zona del río Teplá fue la que más me gustó con sus muchas columnatas y sus arcos los manantiales termales. La columnata más concurrida se llama Vřídelní kolonáda. En todas las columnatas se encuentran fuentes termales con efectos estupendos para la salud humana. Hay 12 fuentes termales en total, las más conocidas son Vřídlo, Rusalka, fuente del Rey Carlos IV, Príncipe Venceslao. Nosotros las visitamos todas. 

No descarto volver a esta ciudad, pero no por las aguas termales sino por los festivales de cine y jazz. Me encanta el jazz.

Sunday, October 04, 2015

Comiendo en familia en un buen restaurante de Punta Umbría

El Velero, Punta Umbría, es el mejor restaurante de esta localidad de Huelva. Está en la Avenida de la Ría, justo enfrente de la Lonja, pegadito a la plaza de abastos. 

Para coger mesa tienes que apurar. Nosotros fuimos a las nueve y ya estaba casi hasta los topes. Según nos contaron unos amigos nuestros que son clientes habituales, hay días que se forman colas a su puerta. No es para menos porque ponen una comida buenísima. 

Los empleados son muy profesionales. A nosotros nos pusieron una botella de licor y unos bombones cuando acabamos de cenar. Todo un detalle. 

Cogimos una mesa de dentro. Mi marido quería cenar fuera, en la terraza, pero yo tenía frío. Soy tremendamente friolera. Además, estaba cansada de dar vueltas en el coche. Nos costó un montón encontrarle un hueco. En la zona de este restaurante es difícil aparcar. 

Para cenar pedimos el lenguado que nos recomendó uno de los camareros. Estaba delicioso. También pedimos una ensalada y unas pijotas. Ahí quedó mi cena. Mi marido se animó con más pescaíto frito y unos filetes de pez araña rebozados e incluso probó las coquinas y las gambas blancas. Menos mal que en este restaurante los precios no son muy caros. Nos salió la cena en unos 60 euros, y no me parece cara teniendo en cuenta todo lo que se metió mi santo esposo entre pecho y espalda. 

Os lo recomiendo. Se come bien y hay mucho ambiente de bar de puerto. La decoración del local es mejorable. Yo le quitaría la mitad de los cuadros que tiene en las paredes. Sólo con eso ganaría en elegancia. las mesas y sillas de madera con manteles blancos le van a su estilo de comida, igual que los suelos de baldosas baratas, pero tanta fotografía enmarcada chirría.

Saturday, October 03, 2015

Mis vacaciones en los pueblos más pintorescos de España

1

En Río Onyar, Girona, encuentras las casas más pintorescas de esta ciudad catalana. La imagen de las casas colgadas sobre el río Oñar es inolvidable. Mis hijas nos preguntaban si iban a caerse al río. Las niñas tienen mucha imaginación. la verdad es que lo parecía. Yo no hubiera querido vivir en una de aquellas casas. 

También fuimos hasta la catedral de Sant Feliu, pero la catedral no es comparable en belleza a la que tienen las coloridas casas construidas en los siglos XIX y XX. 

Son casas de distintos tamaños. Hace poco tiempo que volvieron a pintar sus fachadas. Aquello parece la obra de un pintor famoso. Son todo un cuadro. 

Las tienen muy cuidadas. Las persianas son de madera, enrollables. A mi marido le chifló la Casa Masó. Destaca sobre las otras casas con su fachada blanca y su gran tamaño. Fuimos a verla por dentro. Alberga la Fundación Rafael Masó. Me gustó mucho su decoración modernista. Los ricos siempre tuvieron buen gusto. Había una visita guiada, pero nosotros la recorrimos un poco por nuestra cuenta. Los guías le quitan emoción a la cosa. 

Nuestro recorrido continuó por el Barri Vell, dentro de las murallas medievales y por los principales monumentos de la ciudad. Fuimos hasta la catedral gótica. Es impresionante. 

Os recomiendo visitar El Río Onyar en Girona. No debes perderte el Paseo de la Muralla, el laberinto de calles del Call o barrio judío. Me llamó la atención lo bien conservado que lo tienen. Parecía que iban a salir de las casas los judíos de otros tiempos. 

Nosotros pasamos un día inolvidable visitando las famosas casas,paseando por las pequeñas y estrechas calles de esta localidad catalana, entrando en las plazas porticadas y contemplando los bellos edificios. Seguro que volvemos.

----------------------------


2

El Cabogata Garden Hotel & Spa, Retamar, es un hotel que está en el Cabo de Gata, en Almería, una zona privilegiada para unas vacaciones inolvidables, como la semana que pasamos nosotros por allí. 

Es un cuatro estrellas que no te llama mucho la atención por fuera, quitando lo de la forma de U del edificio. Dentro tampoco es un hotel que te enamore. 

Lo que más me llamó la atención fue la amplitud de la zona de piscinas y solárium bastante amplia. No frecuenté mucho esa zona. Sólo fui un par de veces al quiosco cafetería que hay en medio de las piscinas y me apunté a las sombrillas de cáñamo que hay como hamacas, para saber si eran cómodas. Lo eran. 

Mi marido llevó a las niñas a los espectáculos que hacían para los más pequeños en esta zona de piscinas. A las crías les gustó la animación. Yo pasé porque prefiero animarme sola. 

Aproveché esas actividades de animación para pasar un tiempo en el centro Spa & Wellness que tienen equipado con sauna, jacuzzi, baño turco, circuito termal, sala de relajación y un amplio programa de masajes y tratamientos corporales. Me dejaron nueva. Con una única sesión se me fue todo el estrés. 

Tan relajada quedé que al día siguiente me apunté en las instalaciones deportivas al tenis, fútbol, baloncesto, pádel, voleibol y hasta fui al gimnasio con mi santo esposo. 

Lo peor fue nuestra habitación. No tuvimos un momento de tranquilidad. La insonorización era horrible. Oías la animación que hacían en las piscinas como si estuvieras abajo disfrutándola. Me arrepentí de haber pedido una habitación con vistas a las piscinas. 

La habitación tenía una decoración muy funcional. Todos los muebles eran de haya, tipo muebles de Ikea y los suelos eran tarima de madera. La misma sencillez se repetía en los textiles: cortinas a rayas y colchas estampadas. En las paredes había láminas enmarcadas, dando un toque un tanto moderno a la habitación. 

Me desagradó comprobar que la cama de matrimonio era en realidad una unión de dos camas individuales. Acabamos separando las dos camas y durmiendo en el sofá-cama. Las camas individuales se las dejamos a las niñas. 

Lo peor fue el aire acondicionado. Cuando estaba puesto un buen rato, empezaba a gotear. Tuve que llamar a recepción para que vinieran a arreglarlo. Lo que no me cambiaron fue el televisor. Teníamos el televisor más antiguo del mundo mundial. Decían que no tenían otro mejor. De la conexión wi fi mejor no hablo. En teoría la había, pero a nuestra habitación no llegaba. 

El cuarto de baño era un horror. Fue ver la cortina de la ducha y quitarla. Las cortinas en los cuartos de baños siempre me dan asco por limpias que las tengan. 

No os recomiendo ni os dejo de recomendar el Cabogata Garden Hotel & Spa, Retamar. Está bien para ir con niños porque te los animan todo el día en la zona de las piscinas. No está bien si quieres tener una habitación que valga la pena y disfrutar de un cuarto de baño con sanitarios nuevos. Este hotel necesita a gritos una remodelación.

Friday, October 02, 2015

Entre un castillo medieval y un día de compras en Miami

1

El Parador De Turismo De Siguenza, Sigüenza, te permite disfrutar de un castillo medieval con las comodidades a las que estamos acostumbrados en el siglo XXI. No echas nada de menos. 

Nada más entrar quedamos impresionados con el Salón del Trono. Es una sala que usan como restaurante. 

Nuestra habitación estaba en la segunda planta, donde también había un par de salas comunes para todos los huéspedes. Nosotros no las frecuentamos. A mí no me gusta sentarme a leer con desconocidos. Sólo fui a coger unos libros para leer en nuestra habitación. 

Los suelos son de madera y las paredes de piedra. Los pasillos están encalados de blanco. Mi marido fue a ver la capilla. Yo no fui porque las iglesias siempre me dieron tristeza. Todas las religiones son tristes y yo estoy en este mundo para divertirme. Me dijo mi santo que la capilla databa del siglo XIII. 

Nuestra habitación no era muy grande. Tenía vistas al Patio del Parador. El patio estaba siempre lleno de turistas. Menos mal que de noche no había nadie porque, de haber gente como había de día, no hubiéramos podido dormir. 

La decoración era sencilla y funcional. Nuestra cama de matrimonio, una mesa de madera con un par de sillas, un armario. Estaba bien. 

Lo que no me gustó fue que me cobraran un suplemento por dormir en una cama de matrimonio. Había parejas que se contentaban con dos camas individuales, pero no es nuestro caso. A mi santo y a mí nos gusta una buena cama de matrimonio y no renunciamos a ella. 

Encima del cabecero teníamos un cuadro de una Virgen que yo quité para no tener pesadillas. Aquello era demasiado religioso. 

El televisor era lo mejor: un buen televisor de plasma con canales internacionales. 

Os recomiendo alojaros en este parador. Es cómodo, pese a primar la decoración medieval por todas partes. Yo me sentí como una princesa de la Edad Media en mitad del campo. Fue una bonita experiencia. 

El Parador de Sigüenza Sigüenza es muy recomendable. La única desventaja que le encontré importante fue que la bañera del cuarto de baño no era nada grande y tenía una mampara difícil de abrir y cerrar.

------------------------------


2

El turismo que a mí me gusta es el turismo de compras. Por eso me lo pasé de cine en el Dolphin Mall, Miami, un gran centro comercial en el que encuentras de todo a las afueras de la ciudad. 

Yo ya había estado en el Dolphin Mall. Estuve por primera vez en el año 2001, que fue cuando lo inauguraron. Esta segunda vez me pareció igual de enorme. No es para menos teniendo en cuenta que tiene una superficie de 130.000 metros cuadrados. 

Mi marido andaba un poco perdido entre tanta tienda, pero yo y mis niñas estábamos en nuestra salsa. Aprovechamos hasta para ir al cine. Este centro comercial tiene 19 salas de cine. Es un centro comercial muy completo. Por ejemplo, para conectarte a Internet no tienes problema. En todo el centro comercial hay una conexión wi fi muy buena. 

Lo que más me llamó la atención fueron las salas de lactancia que hay repartidas por todo el centro comercial. Casi hay más salas de lactancia que servicios. Los cuatro servicios que tienen se quedan cortos para tanta gente. 

Mi marido cogió un plano para no perderse. Yo pasé del plano. Me gusta ir descubriendo tiendas y comprando lo que está bien de precio si lo necesito. 

Este centro comercial se divide en tres zonas: Rambla, Moda y Playa. Cada zona tiene una decoración y ambiente acorde con los productos que ofrece. 

En la zona Playa destaca el food court. En la zona Rambla hay tiendas de ropa y deportes. En la zona Moda, mi zona favorita, está todo lo de moda y las marcas más caras. 

No debes perderte una visita a las tiendas Ross, Old Navy, Saks Fifth Avenue y Marshalls. Son las tiendas más grandes del centro comercial. 

Os recomiendo visitar el Dolphin Mall de Miami. Es genial. Nosotros fuimos el invierno pasado con las niñas y nos lo pasamos pipa en el Palacio de Hielo que tenían para los críos. A mis niñas les dieron un bastón de caramelo que les encantó. 

No marchamos sin entrar en las tiendas de souvenirs, donde compramos unos recuerdos para los amigos. Cositas baratas como llaveros.

Thursday, October 01, 2015

Mis felices estancias en Menorca

Menorca es la isla tranquila. De las Baleares es mi isla favorita para unas vacaciones románticas con mi marido. 

Siempre que vamos alquilamos un coche porque no nos queremos perder nada. Hay transporte público, por supuesto, pero un coche te da mucha más libertad. 

Nos gusta alojarnos en la Cala blanca, cerca de Ciutadella o bien en Castell, una localidad próxima a Mahón, la capital de Menorca. 

A mí me encantan las calas de esta isla. Las hay más turísticas y menos concurridas. Me quedo con las que tienen menos gente. Solemos hacer también la ruta de los cinco faros. El Faro de Artrutx es preciosos, queda cerca de Ciutadella. Es un faro pintado en azul y blanco que te hace soñar con el farero. el Faro de Cavallería está cerca de la playa de Cavallería. La última vez que estuvimos descubrimos una pequeña cueva que hay allí al lado. Yo no entré, pero mi marido sí entró. Es mucho más valiente que servidora. 

El faro que tiene unas vistas mejores es el Faro de Favàritx. Tiene cerca unas calas preciosas. El faro que no me gusta es el Faro de Punta Nati, es el faro más feo. 

Hace dos años descubrimos el Faro de Isla del Aire, gracias a un viaje en barco que hicimos con unos amigos por las aguas menorquinas. 

Pero en Menorca hay cosas más interesante que sus faros y sus calas. Me refiero a sus pequeños pueblos, todos ellos muy cuidados. Estoy hablando de pueblos como Fornells, Es Mercadal, Ferreries, Mitjorn, Alaior, Ciutadella, Mahón, Binibequer, Es Castell, Sant Lluís. 

Castell es mi pueblo favorito. Es un pueblo de pescadores con un paseo marítimo de los más bonitos qu ehe visto en mi vida. Da gusto mirar sus barcas amarradas y entrar en sus restaurantes a degustar la gastronomía local. Yo siempre pido la caldereta, el arroz negro, arroz caldoso y una buena Pomada con Gin Xoriguer. 

Menorca, pues, bien merece una visita. Yo os la recomiendo como la isla más tranquila para unas vacaciones románticas.

Mi visita al acueducto romano de Almuñécar

El Acueducto Romano, Almuñécar, es menos conocido que el de Segovia. Yo lo descubrí hace poco tiempo, en una visita nuestra a esta localidad granadina. 

Este acueducto, que está bastante bien conservado, se utilizó en su día para surtir de agua a la industria del salazón. Hoy sólo vale para que lo vean los turistas y para acordarnos de los romanos. Bueno, algunos de sus tramos todavía siguen 
llevando agua a cultivos de regadío. 

Es un acueducto con unos dos mil años de antigüedad. Lo que más me llamó la atención fue que no fuera nada ostentoso. Parece hecho en plan pobre porque no tiene adornos ni te llama mucho la atención su volumen. 

Nosotros recorrimos el tramo del acueducto que llega a la ciudad, fuera del casco histórico, en la zona de la Plaza Mayor. A mí me llegó y me sobró. No me gusta andar, y menos cuando tengo que arrastras a mis dos princesas. Mi marido quería llevarnos a la iglesia de la Encarnación, pero le dije que ni hablar. Con ver el acueducto tuve de sobra. 

El acueducto está cubierto de pizarra y tiene un montón de arcos, algunos de ellos derruidos. No es para menos teniendo en su haber dos mil años. Deberían volver a restaurarlo para acabar de ponerlo al día. Le hicieron una restauración el año 2002, pero ya necesita otra en algunas zonas. 

Os lo recomiendo. El llamado acueducto de la Carrera se ha convertido un sitio lleno de turistas. Cuando estuvimos nosotros había una especie de teatro callejero. En todos los ayuntamientos le echan mucha imaginación a la cultura. Te la hacen atractiva quieras o no quieras.

ENCUENTRA PAREJA PARA PRACTICAR EL AMOR LIBRE

LOS MEJORES HOTELES

ENCUESTAS PAGADAS

ENCUESTAS PAGADAS

ZAPATOS ÚLTIMA MODA

TRABAJA DESDE CASA