ILOVECPA: un vale de compra de 1000 euros

PRÉSTAMOS RÁPIDOS SIN PAPELEO

GANA 2 EUROS POR ENCUESTA

ALIMENTOS PARA ANIMALES DE COMPAÑÍA

HOTELES BARATOS

CITAS NUDISTAS

MODA CHIC PARA CHICAS CHIC

DESCUBRE TU FUTURO GRATIS

DINERO RÁPIDO SIN PREGUNTAS

ZAPATOS ÚLTIMA MODA

Saturday, May 31, 2014

Hotel Belvedere en Italia: un hotel con vistas al mar

En el Hotel Belvedere pasamos una semana fabulosa con las niñas. Está en Italia, cerca de Positano, en una zona muy rocosa y escarpada.

Es un hotel que tiene hasta playa privada. Bajas por unas escaleras y llegas a esa playa que está sólo a disposición de los huéspedes del hotel.

Nuestra habitación no era grande. Estaba decorada con estilo casa de pueblo. Una cama con cabecero de madera marrón a juego con dos mesillas de noche igualitas a las que había en la habitación de mis abuelos cuando yo era pequeña. Teníamos una terraza que me gustaba más que la habitación. En la terraza había una mesa con sillas de forja. Las vistas eran preciosas.

No nos cobraron extra por la conexión wi fi de nuestro cuarto. Tampoco por el parking.

Este hotel de Conca dei Marini es muy recomendable, más para unas vacaciones en pareja que para llevar niños. Tiene unas vistas espectaculares al mar. Te sientas en la terraza y te sientes como en el paraíso.

Todo estaba muy limpio. El personal era muy profesional. Me encantaba lo ordenadito que lo tenían todo. Mi marido pidió un par de veces el desayuno a la habitación y nos trajeron las bandejas con todo muy colocado y un ramo de flores naturales que te alegraba la mañana.

Fuimos varias veces a Amana ciudad que queda cerca del hotel. Vistamos su museo y su catedral y comimos en los restaurantes. Son tan buenos como el restaurante del hotel, donde sirven unos pescados y mariscos excelentes. Yo me hubiera quedado a comer todos los días, pero mi marido es muy de comer y cenar cada día en un sitio distinto cuando estamos de viaje o de vacaciones.

Os recomiendo el
Hotel Belvedere. Es sencillamente fabuloso. Tiene una decoración un tanto antigua en las habitaciones, pero las vistas lo compensan todo y el trato recibido por parte del los empleados y el director del hotel también.

Thursday, May 29, 2014

Restaurante Lhardy en Madrid: un restaurante con historia

El Restaurante Lhardy es pura historia. Está en la Carrera de San Jerónimo y es conocido tanto dentro como fuera de la capital del Reino.

No puedo decir que me guste mucho su decoración. Es tan clásica, tan antigua, que hace que me sienta un poco incómoda. El Lhardy es más para gente mayor que para gente joven.

Yo estuve un par de veces. La última vez fue para celebrar las bodas de oro de unos tíos míos. Eligieron el salón Isabelino, uno de los salones privados del Lhardy. Era como estar en otra época.

La comida del Lhardy es excelente, tanto en su sabor como en lo bien que presentan los platos. El trato de los camareros es muy atento. Te hacen sentir como una reina. Pueden hacerlo por lo mucho que cobran. Tienen un personal muy profesional. Tanto del maitre como de los camareros sólo puedo decir maravillas.

Preparan un cocido madrileño que te chupas los dedos. Aunque no te guste el cocido lo comes y te vienen ganas de repetir plato.

Pero no es la comida lo que más me llamó la atención en el Lhardy. Fue la vajilla antigua, los cubiertos de plata, la solemnidad de sus salones privados lo que me dejó realmente fascinada.

Tienen una especie de tienda en la que puedes comprar alguna cosita. Yo compré mermeladas. La mermelada de pétalos de violeta está muy buena.

Os recomiendo el Lhardy. Es un buen sitio para ir a comer cuando andas algo sobrada de dinero. También es mejor ir en invierno porque sus especialidades son cocidos, callos y todo ese tipo de comidas que piden más frío que calor. También tienen unos postres muy ricos. Los tocinillos del cielo están deliciosos. Lo mismo puedo decir de la crema de boleuts con trufa. Te chupas los dedos.

Tuesday, May 27, 2014

Hotel Ibiza Playa: un hotel de sol y playa

Ibiza es una isla que me encanta para viajar en pareja. Tienes la diversión asegurada. Mi marido y yo hacemos varias escapadas a Ibiza a lo largo del año. Regresas con las pilas cargadas.

Un hotel que está muy bien de precio es el Hotel Ibiza Playa en Ibiza ciudad, en concreto en la calle Tarragona.

Es un hotel con una cierta antigüedad, pero una excelente ubicación. Te queda a mano de todo.

Nuestra habitación tenía una decoración bastante moderna. Era sobre todo cómoda. Lo mismo puedo decir del hotel. Justo delante hay un pequeño puerto donde tiene parada el Aqua Bus que te lleva en un plis plas a Formentera.

La desventaja de este hotel es la limpieza. Deja bastante que desear. Nosotros siempre limpiábamos nuestra habitación y el cuarto de baño. De las toallas que nos dejaban pasábamos. No estaban limpias. No digo que no las lavaran, pero tenían unas manchas que parece que no le salían de nada. Deberían tirarlas. Tuve que comprar toallas para uso propio.

En la piscina no moje ni los pies. Se veía el agua como grasienta. El mantenimiento de la piscina era deficiente a todas luces.

Nuestra habitación estaba en una de las últimas plantas. La pedimos así porque en las plantas de abajo es casi imposible conciliar el sueño. Te llega la música de los bares de la calle. Esos bares no debes perdértelos. Los había en la rambla que tenían música en vivo que merecía mucho la pena.

En la decoración del hotel predomina el color blanco. Nuestra habitación era más blanca que la de un hospital. La cama era de matrimonio con un gran cabecero en madera marrón claro que hacía juego con la mesa del escritorio y la silla. Tuvimos la suerte de que nos dieran una habitación con un pequeño balcón. Tenía vistas al mar y a la isla de Formentera.

Otra cosa que no me gustó del Hotel Ibiza Playa fue el desayuno. Servían unos huevos fritos que parecía hechos en una freidora. Mucha bollería industrial, mucho zumo de cartón, mucha ensaladilla rusa mal hecha.

Lo mejor de este hotel es su ubicación. La playa la tienes justo delante del hotel y el aeropuerto te queda a unos 10 kilómetros.

Sunday, May 25, 2014

Hotel Condedu en Badajoz: un hotel rodeado de calles peatonales

Un hotel que está muy céntrico en Badajoz es el Condedu, pero es demasiado sencillo para mi gusto.

La primera habitación que nos dieron tenía dos camas gemelas unidas por una mesilla de noche y con unos cabeceros que parecían los respaldos de los bancos de los jardines. Le pedimos que nos la cambiaran. La segunda habitación mejoró bastante, sobre todo cuando le quitaron una litera estilo militar que tenía en una esquina. Querían dejarla para que durmieran allí mis hijas. Les dije que nada de eso. Prefería pagar una habitación a mayores para las niñas. Mis hijas no dormían en aquella litera estilo militar ni de broma.

La habitación era muy sencilla. Tenía una mesa a modo de mesa escritorio que casi daba miedo apoyarse en ella. Como decía mi marido, si le ponías encima todos los periódicos que compro yo a lo largo de la semana se nos venía abajo.

El armario era mínimo y sin puertas. Todo muy práctico. Te levantabas y ya veías la ropa colgada.

La cama, en esta segunda habitación, carecía de cabecero. La habían arrimado a una pared revestida de madera.

La misma sencillez encontrabas en el cuarto de baño, un tanto antiguo por cierto. No me gustaron los azulejos. Más que azulejos aquello parecían un mosaico pared arriba. Los sanitarios se veían muy usados, cosa que detesto.

Lo mejor del
Hotel Condedu es su ubicación en pleno centro histórico de Badajoz. Es un hotel tranquilo porque está rodeado de calles peatonales. No oyes ningún ruido de tráfico. Sólo por eso merece la pena alojarse en él.

Es un hotel ideal para hacer turismo por Badajoz. Nosotros aprovechamos para acercarnos a Portugal también. La frontera te queda a unos seis kilómetros.

Hotel Parador de Cangas de Onís: un parador en un monasterio

 
Pasamos unos días con las niñas y con mi suegra en el Hotel Parador de Cangas de Onís, en un entorno tan excepcional como los Picos de Europa. El Parador está en un antiguo monasterio que han reformado dándole por dentro un aire palaciego. Por fuera sigue teniendo el aspecto de monasterio de toda la vida.

Es un parador muy tranquilo. Cuando estuvimos nosotros estaba como a media ocupación. Casi toda era gente mayor. Mis hijas pudieron disfrutar ellas solas los columpios del jardín.

Nuestra habitación era grande, decorada con gusto antiguo. Era una decoración muy de palacio aunque sin excesos. Sobria diría yo. Más moderno era el cuarto de baño. Tenía una ducha dentro de una mampara, una bañera, dos piletas, bastante mármol. Los sanitarios se veían nuevecitos.

Estaba todo muy limpio y ordenado. En nuestra habitación pudimos disfrutar de wi fi gratis. Tampoco nos cobraron el parking.

Mi suegra pasó mucho tiempo en unos salones que había con chimenea. Estaban muy bien para leer. Yo preferí quedarme en mi habitación porque el tiempo no invitaba a salir. Nos tocaron días lluviosos. En nuestra habitación había un tresillo y varios sillones. Era como tener un saloncito incorporado.

La comida que sirven en el restaurante del Hotel Parador de Cangas de Onís es típica de la zona. Mucha gastronomía asturiana, pero raciones un poco pobres en cuanto a cantidad. Mi suegra siempre pedía otro plato de fabes. Hacía bien porque lo que le servían era medio plato de los de casa. Lo mismo puedo decir de los platos de estofado. Ni siquiera eran generosos con las tablas de quesos de la zona.

Os recomiendo este parador. Si te tocan días soleados, puedes disfrutar de los jardines. Los tienen muy bien cuidados. El Hotel Parador de Cangas de Onís está a las orillas del río Sella. Puedes ir andando hasta el Parque Nacional de los Picos de Europa.

Saturday, May 24, 2014

Hotel Intercontinental Bombay: un hotel decorado en tonos marrones

El Hotel Intercontinental de Bombay no es tan grande como yo esperaba cuando hicimos la reserva. Es un hotel más bien pequeño muy bien situado.

Está en primera línea de la Marine Rive. Desde nuestra habitación se veía toda la bahía. Me refiero a la segunda habitación que nos dieron, la primera nos la cambiaron. Era imposible conciliar el sueño teniendo debajo todo el trajín de la cafetería.

Nuestra segunda habitación era mucho más tranquila, lo cual no significa que fuera mejor. Los muebles seguían siendo antiguos y un tanto descuidados. El armario ni lo utilizamos. Le vi polilla por un lado y me negué a meter mi ropa en aquella cosa. La caja fuerte brillaba por su ausencia. Parece que la hubo, según me pareció entender a la camarera, pero la quitaron porque estaba estropeada y no la repusieron.

Sólo fuimos un día a desayunar. Cuando vi aquel salón de desayunos tan pequeño se me quitó el hambre. Estaba hasta los topes de gente. Encima no había mucho para desayunar. El desayuno era pobrísimo: sólo bollería industrial, café, té y un bacon que no apetecía nada por su aspecto.

No entiendo como este Hotel Intercontinental de Bombay tiene cinco estrellas. Merece como mucho tres. Ni siquiera por el restaurante de la azotea, con unas estupendas vistas al mar, le daría yo tantas estrellas como tiene.

El personal es amable. Muy simpáticos, pero poco trabajadores. No se puede comparar el nivel de limpieza de este hotel indio con el de los hoteles españoles.

La decoración es muy clásica. Nuestra habitación estaba decorada en tonos marrones. La cama era grande, bastante cómoda. La misma decoración había en las zonas comunes. A este hotel le falta luminosidad. Es muy tristón por dentro.

Friday, May 23, 2014

Disfruto del casino de Barcelona desde mi casa

Hola amor:
 
Estoy en casa disfrutando del Casino de Barcelona. He metido 10 euros, me dieron otros diez y no he hecho más que ganar dinero. Llevo 3000 euros de ganancia en un hora. Una pasada. Tiene razón tu madre cuando dice que soy una mujer afortunada por haberme casado contigo, cielo. Desde que te di el sí quiero todo lo que toco se convierte en oro. Soy una Miss Culta afortunada.
 
 
Besos de tu Miss Culta

Wednesday, May 21, 2014

Palm Island Resort San Vicente: lujo caribeño

En el Palm Island Resort San Vicente tienes de todo, incluída la playa con las aguas y el arenal más limpios que había visto en mi vida. Es un auténtico lujo caribeño.

La isla es preciosa. Todas sus playas son ideales. El complejo hotelero tiene organizadas muchas actividades deportivas, sobre todo acuáticas. Yo no soy nada deportista, pero mi marido sí lo es y se lo pasó pipa. Hasta recorrer la isla en bicicleta mientras yo me pasaba horas y horas en la playa.

Pero no todo es lujo. Me llamó la atención que no hubiera conexión wi fi en las habitaciones. También me sorprendió desagradablemente la pobreza de la biblioteca. Bajé a coger unos había muy pocos ejemplares disponibles. Según me dijeron era porque los huéspedes no solían frecuentar la biblioteca.

Nosotros pasamos unos cinco días en el Palm Island Resort San Vicente sin las niñas. Nos sirvieron para desconectar del mundanal ruido. Te sientes como en el paraíso de Adán y Eva. Las vistas desde nuestra habitación eran increíbles.

Dentro del complejo el lujo está muy presente, sobre todo en el desayuno. Todo lo que sirven son productos de primera calidad. Nada de zumos de cartón ni de bollería industrial. Hasta el té era distinto al que compro yo en el supermercado.

Lo mismo puedo decir de los geles y champús que nos dejaron en el cuarto de baño. Eran de marcas carísimas. Las toallas daba ganas de marchar con ellas de lo suaves que eran.

Yo me quedo con las comidas del Palm Island Resort San Vicente. Eran magníficas gracias al buen hacer del chef. Las cenas, por ejemplo, tenían un menú muy variado. La barbacoa del Caribe nos encantó. Había bastantes platos caribeños.

No os aconsejo comprar nada en la tienda de regalos. Es muy cara. Encima apenas tiene nada interesante. Está muy escasita. Yo compré los regalos para la familia en las tiendas del aeropuerto de Barbados.
é

Monday, May 19, 2014

Hotel du Palais Biarritz: un palacio al lado del mar

El Hotel du Palais Biarritz tiene una decoración totalmente palaciega en la que destaca el color blanco y las cortinas moda de otros tiempos.

Lo que más me gustó de este hotel fue una piscina interior de forma ovalada y enorme. A mí no me van mucho las piscinas, pero en la del Hotel du Palais Biarrit daba gusto nadar. Me refiero a la piscina interior. La piscina exterior era enorme también, pero no tenía el mismo encanto.

Este hotel es un cinco estrellas que merece todas sus estrellas. Es un auténtico lujo al lado de la playa de Biarrit. Fue un hotel muy frecuentado por la aristocracia europea.

Os recomiendo muy mucho su spa. Te dejan nueva. Tiene los tratamientos corporales más innovadores del momento.

Es un hotel caro. Por un capuccino nos clavaron 7 euros. a esto le sumas 8 euros del pastel de frutas y nos salió el desayuno carísimo.

El Hotel du Palais Biarritz es ideal para pasar un fin de semana en pareja como pasamos mi marido y yo. Te tratan como a una princesa. El personal siempre está pendiente de tus menores deseos. Todo es excelente en este hotel. Hasta el buffet que servían al lado de la piscina estaba para chuparse los dedos.

Nuestra habitación era amplia y tenía vistas al mar. No todas las habitaciones las tienen. Estaba decorada en tonos blancos con cortinas claritas en color crema. Era muy luminosa.

En el cuarto de baño había mucho mármol, peor no me gustó demasiado. Tenía una decoración un tanto antigua aunque todo se veía muy nuevo. La bañera, por ejemplo, era estilo años setenta. La pileta enorme. El espejo grande y cuadrado.

A mi marido le encantó la cama. Era de matrimonio de verdad y muy cómoda para dormir. Nos dejaron un par de cojines en tonos vino Burdeos muy parecidos a los que tenemos en casa. Mi marido bromeaba diciendo que me había traído los cojines de nuestra cama.

El Hotel du Palais Biarritz es un hotel con muchas ventajas. Es una pena que sea tan caro.

Wednesday, May 14, 2014

Sofitel Moorhouse Ikoyi Lagos: un hotel que está bien en Nigeria

La primera vez que fuimos a Nigeria quedé sorprendida por el lujo que había en el hotel donde nos alojamos. Fue el Sofitel Moorhouse Ikoyi Lagos, un hotel en el que no nos faltó de nada. Hasta el aire acondicionado era ideal. No me quiero imaginar lo que hubiera sido de no haberlo. Hacía un calor insoportable.

Lo que más me gustó de este hotel fue el personal. Eran amabilísimos. Siempre estaban dispuestos a solucionarnos el menor problema que nos pudiera surgir. Nos arreglaron enseguida la conexión wi fi de nuestra habitación cuando les dijimos que no iba nada bien. También hicieron algún arreglo en el televisor. Había canales que no los cogía bien.

La habitación era amplia y estaba tan bien limpia como el resto de estancias del hotel. Todo estaba impecable. Nos dejaron el minibar bien surtido. No nos tomamos ni la mitad de su contenido pese a estar una semana larga alojados.

Del desayuno tampoco tengo queja. Servían unas patatas al vapor que me recordaron las patatas en blanco que preparaba mi abuela cuando yo era pequeña. Me las comí eso que yo soy de poco desayuno. Mi marido se partía de risa viendome zampar un desayuno como una comida. El restaurante del hotel tenía comidas muy decentes, desde pasta italiana al estilo boloñés hasta patatas fritas tipo Burger King. en el restaurante los camareros no andaban muy rápidos. Lo mismo puedo decir del bar. Mi marido se enfadó varias veces porque no nos daban traído las bebidas que habíamos pedido. Esto pasaba cuando había mucha gente. Se los veía muy agobiados.

La decoración del hotel me pareció muy europea. Clásica diría yo. Nuestra habitación tenía un estilo que me recordó la de mis padres hace años. Tonos marrones y vino oscuro. El cuarto de baño estaba bien quitando los azulejos blancos que habían puesto algo separados. Los sanitarios eran nuevecitos y todo estaba muy limpio.

La piscina no la probé. Había dos y no eran gran cosa. Una de ellas era igualita a la que tienen mis cuñados en su chalé.

Tuesday, May 13, 2014

Talonario Hotelplus: talones para ahorrar en tus viajes

El Talonario Hotelplus te puede ser de gran utilidad si viajas mucho. Lo venden en las agencias de viajes autorizadas por Hotelplus. Nosotros hacemos muchas veces reservas con estos talones o con la tarjeta Hotelplus.

Con este talonario hemos conseguido más de una vez alojarnos en hoteles de lujo a precios tirados. Sólo tienes que mirar los hoteles que hay disponibles en la web de Hotelplus y llamar a tu agencia de viajes para hacer la reserva.

Prefiero estos talones a otros porque el IVA viene incluido en el talón y los precios que consigues en los hoteles respecto a los talones de la competencia son menores.

Pero no todas son ventajas. En algunas ciudades no encuentras muchos hoteles concertados con Hotelplus. En sitios poco frecuentados por los turistas no hay mucho donde elegir.

Tampoco encuentras siempre descuentos. Depende de las fechas.

Como os decía, estos talones los puedes adquirir en una agencia de viajes. Yo compro siempre el talonario de 260 euros, con 26 talones de 10 euros cada uno. También los hay de 100 euros. Los talones van firmados y sellados por la agencia de viajes que te los vende. Sin firma y sello no tienen validez.

Estos talones caducan en un año. Casi es mejor hacerse con la Tarjeta Hotelplus. La tarjeta no caduca.

En la página web de Hotelplus puedes consultar las agencias de viajes que venden el Talonario Hotelplus.

Estos talones los puedes usar tanto en hoteles como en entradas de parques temáticos, Balnearios, alquiler de coches, museos, cursos de esquí, etc. Te ahorras un dinero gracias a ellos.

Nosotros, gracias al Talonario Hotelplus, hemos podido alojarnos en hoteles de cinco estrellas a precios tirados. Por 50 euros nos tiene salido la noche en hoteles que estaban a 150 euros la noche.

Alguna agencia de viajes me tiene vendido los talones sueltos. Suelen hacerlo cuando eres cliente habitual.
 
------------------
ROPA MODERNA EN

Sunday, May 11, 2014

Esteghla Hotel Teherán: un cinco estrellas que no merece ni tres estrellas

Muchos hoteles de cinco estrellas me decepcionaron, sobre todo en los países árabes. Uno de ellos fue el Esteghla Hotel Teherán, un hotel que no merece ni tres estrellas.

Nuestra habitación parecía más la habitación de una pensión barata de por aquí que la habitación de un hotel. No era muy grande y tenía una decoración de piso barato por doquier.

Muebles de los años sesenta, alfombras que habían conocido mejores tiempos, colchas que reclamaban la jubilación, cortinas antiguas.

Peor era el cuarto de baño. Cuando vi aquella bañera rodeada por unas cortinas que no estaban muy limpias le dije a mi marido que las quitara. Las doble y se las dejé en el suelo.

Lo peor del Esteghla Hotel Teherán es la limpieza. Los marcos de las ventanas pareceia que no los habían limpiado nunca, los suelos no brillaban por su limpieza y del cuarto de baño mejor ni hablo. Me dejé la espalda adecentando todo aquello.

No sé como este hotel tiene cinco estrellas. En mi vida había visto en un cinco estrellas unos muebles con falta de barniz como los de nuestra habitación.

Encima las noches fueron un desastre con el ruido del tráfico de la autopista. Pasa justo por delante de este hotel con una insonorización pésima.

El personal tampoco estaba a la altura de un cinco estrellas. No eran nada amables. Parecía que trabajaban a desgana empezando pro los de recepción y terminando en las camareras de habitación. Era mejor que no le dijeras nada sobre la limpieza porque tenían ellas más que tú.

Lo único bueno que puedo decir del Esteghla Hotel Teherán es que el desayuno no nos defraudó. Era de lo más correcto. Era un desayuno tan variado que hasta contentó a mi marido.

Friday, May 09, 2014

Philips AJ100: una radio con despertador

La radio es la mejor compañía que hay en una casa. Es lo que dice siempre mi madre. Para mí es una compañía imprescindible por la mañana. Me gusta tenerla encendida mientras me ducho, ducho a las niñas, preparo los desayunos, desayunamos... Te dice tantas noticias malas que despiertas quieras o no quieras.

La radio Philips AJ100 es preciosa para una habitación, sobre todo si tienes una decoración algo moderna. Tiene un diseño bastante vanguardista. Su pantalla LCD se ve bien. Conectar con tu emisora favorita es tarea fácil. Yo pongo el despertador casi siempre con la opción de radio. También lo puedes poner con una especie de alarma zumbido que va yendo a más en ruido.

No es mucho trasto para una mesilla de noche. Mide 11 cm de altura y 11 cm de ancho. Su peso es de 800 gramos.

La alarma, como os decía, la puedes elegir. Tiene un zumbador, una alarma por radio, una alarma bajita, repite la alarma si así lo programas, la alarma puede reiniciarse a las 24 horas.

A mí me está dando muy buen resultado. No sólo la tengo en casa sino que muchas veces la llevo cuando voy de viaje. Es pequeñita, lo cual la hace perfecta para tener a tu lado en la mesilla de la habitación del hotel.

No me ha defraudado. Se nota que es de la marca Philips en su calidad.

Os la recomiendo tanto por su diseño bonito como por lo precisa que es. La alarma suena justo a la hora que la pones. El reloj también va como un reloj suizo.

Para despertar a personas que nos gusta dormir es genial porque su volumen va de menos a más, tanto si le pones una emisora de radio como si le pones la alarma.

No es muy barata. Me costó 31,99 euros, un dinero que tengo más que amortizado.

Os aconsejo también tener a mano el libro de instrucciones. A mí me ha resultado de gran utilidad.
 
-------------------------
VESTIDOS FLOJOS PRECIOSOS

Tuesday, May 06, 2014

Yes to cucumbers toallitas faciales: las toallitas que venden en las tiendas Sephora

Unas toallitas que me dejan la piel bien limpia son las Yes To Cucumbers toallitas faciales. No es que me hagan una limpieza profunda, pero valen para el día a día.

Son caras. Esta es la principal desventaja que les encuentro. Si tuvieran as módico las compraría más.

Las empecé a comprar porque me llamó la atención el envase. Es de color verde con unos pepinos dibujados en la parte exterior del paquete. Es un envase que está bien de tamaño. Lo puedes llevar hasta en el bolso de diario.

Las toallitas son bastante grandes. Yo algunas veces que no voy muy maquillada corto una toallita por la mitad y me llega y me sobra para arrastrar todos los restos de maquillaje. Cuando pasas la toallita por la cara la notas suave, nada agresiva con la piel.

Me dejan una sensación de frescor impagable, reforzada por un olor también muy fresco. No es un aroma nada intrusivo. A mí no se me pega a la piel lo más mínimo.

Los paquetes son de 30 toallitas. Un paquete a mí me da para un mes o poco menos.

La calidad de estas toallitas es alta. No se secan ni aunque te quede el paquete abierto. Son geniales.

Lo que no es genial es el precio. Me costaron 5,90 euros la última vez que las compré. Son bastante más caras que las toallitas de la competencia.

¿Vale la pena comprarlas? En mi caso sí porque no me ocasionan ninguna irritación. Me puedo desmaquillar con ellas los ojos todos los días. Son muy suaves y sus componentes son naturales en un 98%.

Las encuentras a vender en las tiendas Sephora. Yo las compro en una de estas tiendas que tengo cerca de casa.

Yes To Blueberries Eye Roller Age Brightening: un producto para el contorno de ojos que huele mal

La piel del contorno de ojos es muy delicada y, a poco que te descuides, la tienes estropeada por los efectos perversos de la edad. Por eso me la cuido mucho.

Ahora estoy utilizando el Yes to Blueberries Eye Roller Age Brightening, un producto líquido que me deja el contorno de ojos como más joven. No lo uso a diario. Sólo me lo pongo de cuando en cuando porque tiene un olor que no me gusta nada.

Es más que nada un antiedad. Combate tanto las ojeras como evita la formación de arrugas y le da luminosidad a la piel.

A mí me cunden bastante los 14,7 ml de producto que vienen en cada envase. Es muy fácil de aplicar con el roll on tal fin. Debes ponerlo sin presionar la piel, suavemente. Yo me doy un suave masaje con los dedos para que mi piel lo absorba bien.

No es barato. Con oferta me salió en 7 euros en una tienda de Sephora, que es donde lo venden.

Este producto no es milagroso. Que nadie espere resultados espectaculares. Es bueno para mujeres todavía jóvenes. Para señoras de cierta edad como mi madre poco milagro les hace. A mi madre sólo le deja la piel del contorno de ojos más luminosa, pero no le borra ninguna arruga.

Es, pues, un producto mejorable, sobre todo en lo que se refiere a su olor. Huele fatal.

También es mejorable el envase. Tiene una tapa de rosca que yo siempre acabo perdiendo por el suelo del cuarto de baño. Lo único positivo que le encuentro al envase es que sea de plástico y de color blanco.

Monday, May 05, 2014

La camiseta gótica de mi suegra

Hola amor:
 
Tu madre compró una camiseta gótica que mete miedo. Creo que no la van a aceptar en el Club de las mujeres soberbias cuando la vean con semejantes pintas. Me acaba de llamar para decirme que a tu padre le encanta esa camiseta. Quiere que la lleve el día que celebren su aniversario de bodas. Irán a comer a Lucio, como siempre.
 
 La camiseta se la cobré baratita. Sólo 23,90 euros. Eso para tu madre es calderilla. Además el tejido de la camiseta gótica lo vale. Creo que lleva algo de seda en su composición.
 
 
 Besitos de tu Miss Culta

Saturday, May 03, 2014

Auberge Du Bonheur Tilburg: un hotel en Los Países Bajos

El hotel Auberge Du Bonheur Tilburg es un hotel para ir la Universidad. Nosotros nos alojamos en este hotel cuando mi marido fue a dar una conferencia. Es un hotel tranquilo, demasiado tranquilo diría yo. No es para menos estando en pleno bosque.

Nuestra habitación era amplia, decorada en tonos rojos y crema. Tenía un aspecto un tanto art deco. Me gustó.

Lo que no me gustó nada fue el televisor antiguo que tenía. Deberían cambiarlo por no de pantalla de plasma.

El cuarto de baño también tenía un aspecto un tanto antiguo, pero estaba muy limpio. Tenía bañera y ducha, como a mí me gusta.

Para desayunar tenías que ir a otro edificio. Te servían un desayuno abundante con mucha bollería y mantequillas.

En el mismo edificio estaba el restaurante. Fuimos a comer más que nada por las vistas a los jardines del hotel. Servían menús internacionales.

La ciudad de Tilburg queda a unos dos kilómetros de este hotel pequeño lleno de encanto tanto gracias a su decoración como a los preciosos jardines que lo rodean.

Como os decía, el restaurante no debes perdértelo. Nosotros comimos en la terraza porque hacía buen tiempo. Yo me contenté con unos sandwiches y unos platos vegetarianos. Estaba a dieta esos días. Mi marido, en cambio, se puso hasta las cejas de gastronomía local.

Deberían abrir el restaurante los domingos por la noche. Siempre puedes tomar algo en el bar, pero es mejor una cena en la terraza del restaurante.

Del personal del hotel sólo puedo decir maravillas. Fueron muy amables con nosotros y tenían todo muy limpio y ordenado.

ENCUENTRA PAREJA PARA PRACTICAR EL AMOR LIBRE

LOS MEJORES HOTELES

ENCUESTAS PAGADAS

ENCUESTAS PAGADAS

ZAPATOS ÚLTIMA MODA

TRABAJA DESDE CASA