ILOVECPA: un vale de compra de 1000 euros

PRÉSTAMOS RÁPIDOS SIN PAPELEO

GANA 2 EUROS POR ENCUESTA

ALIMENTOS PARA ANIMALES DE COMPAÑÍA

HOTELES BARATOS

CITAS NUDISTAS

MODA CHIC PARA CHICAS CHIC

DESCUBRE TU FUTURO GRATIS

DINERO RÁPIDO SIN PREGUNTAS

ZAPATOS ÚLTIMA MODA

Monday, June 22, 2015

Entre Madrid y Zaragoza y con los zapatos en una bolsa

1

El Bar Galleta, Madrid, está bien para comer cuando tienes tiempo. De lo contrario, es mejor buscar otro sitio donde te sirvan rápido. En este local los camareros son muy lentos. 

Es una pena que los camareros no sean eficientes porque el bar está muy bien, tiene una decoración vintage que le gusta a todo el mundo. Es una decoración que tiene mucho que ver con su nombre: las cajas antiguas de galletas están por todas partes dando un toque muy original. 

La primera vez que entramos en este bar fue para desayunar. Te ofrecen gran variedad de desayunos. Desde un desayuno español hasta un desayuno sano, que viene muy bien para personas que están a dieta o no quieren engordar. No debes perderte su pan con aceite y tomate. Me gusta hasta a mí, que no soy nada de pan con tomate. La última vez que fuimos a desayunar me salió por 5 euros mi desayuno. Incluía una buena tapa de tortilla, zumo de naranja, café y un pan con jamón ibérico. 

El menú de la comida tiene un precio razonable. Por 13 euros puedes comer bien. Más cobran las cenas. No se cena por menos de 20 euros. 

En este bar de entrantes tienen croquetas de mar y montaña (con gambón, pollo de corral del bueno y bacalao delicioso), Pulpo con patatas revolconas y pimentón (no recomendable para estómagos delicados como el mío), Rollitos vietnamitas o las berenjenas rebozadas con tomate y galleta (tampoco os lo recomiendo porque resultan un poco repugnantes por la galleta que le ponen, Laminas de Alcachofas fritas sobre cama de romesco, Burrata con Totopos y ensalada de tomate con albahaca... 

Lo que sí os recomiendo son las Flautas de pollo rebozadas en galleta y sésamo con dip de hierbabuena, cómino y tzaziki.... Están muy buenas. 


Yo de plato principal, un día que fuimos a comer, pedí una Hamburguesa con cebolla caramelizada, rúcula, provolone y patatas gajo, que estaba muy buena. Mi marido pidió Lubina al papillote con jengibre y verduritas. Mi suegra se puso hasta las cejas de Carrillera de ternera con yuca frita y batata dulce. Ella es muy de carnes rojas. 

De postre pedí un Tiramisú con base de galleta. Mi marido se decantó por la tarta de queso y brownie con helado de galleta. Hablando de tartas la que no os recomiendo es la Tarta de Zanahoria con cobertura de queso y helado de galleta. La pedí para mis hijas por eso de que llevaba zanahoria y a Patricia le encanta la zanahoria y no fueron capaces de comerla. Tuve que pedirles unos trozos de Tarta de Galleta con Chocolate. 

El Bar Galleta está en la Calle Corredera Baja de San Pablo de Madrid. Debes reservar para estar segura de que tienes tu mesa disponible cuando llegas.
-----------------------------

2

El Hotel Hiberus, Zaragoza, es un hotel de lujo que queda un poco lejos del centro de la ciudad, lo cual es un inconveniente si no quieres recurrir al transporte público para ir a los sitios de mayor interés turístico de Zaragoza. 

Nosotros tuvimos la suerte de llevar nuestro coche. Es más cómodo desplazarte por una ciudad en tu propio coche cando llevas niños. Yo nunca me entendí con mis hijas en los buses urbanos. 

El hotel está decorado con muy buen gusto, sobre todo en las estancias comunes. Nada más entrar ya te da buena impresión con amplios espacios iluminados con mucha luz natural. La entrada es amplia, la recepción acogedora, atienden rápido. 

Nuestra habitación tenía unos ventanales que cubrían una pared entera. La luminosidad llegaba a ser un poco agobiante. Menos mal que podías correr las cortinas y dejar una luz más tenue. Tenía unas bonitas vistas al parque de la Expo. 

El cuarto de baño estaba decorado en los mismos tonos claros que la habitación, pero era menos lujoso. Los sanitarios eran el montón. Afortunadamente, se veían nuevos. Yo no resisto los sanitarios que se ven muy usados porque me dan sensación de poca limpieza por muy limpios que los tengan. 

Nos sirvieron una cena que estuvo muy bien en un salón enorme. La cena del restaurante estuvo a la altura del desayuno buffet del día siguiente, un buffet lleno de productos frescos en los que predominaban las frutas. Los huevos estaban recién hechos, los ahumados eran deliciosos, los embutidos estaban fresquísimos. Pero lo mejor, como os decía, fueron las frutas. Estaban tan en su punto que era una delicia comerlas. Fue un desayuno tan completo que hicimos a comida con unas tapas y unos refrescos. No nos cabía más. 

Os recomiendo, pues, el Hotel Hiberus, Zaragoza, por la comodidad de sus instalaciones. Acaba importándote poco que no sea un hotel céntrico.

--------------------------

3

Llevar unos zapatos en una maleta no resulta nada higiénico. Es mucho mejor comprar una bolsa para transportar calzado como la Coronel Tapiocca Bolsa de Viaje para Zapatos que suelo llevar yo cuando voy de viaje. Mis zapatos llegan en perfectas condiciones porque se trata de una bolsa semirígida que los protege muy bien de posibles golpes. 

Además ahorra bastante espacio. Otra ventaja es que nunca se te estropea. La mía tiene varios años y está como nueva pese al mucho uso que lleva encima. 

A mí me caben dos pares de zapatos. No suelo llevar más. Si le meto unas botas, sólo me caben un par, a no ser que sean botines. 

Su diseño es discreto. No parece una bolsa de zapatos. En algún hotel me la confundieron los empleados con un maletín. 

Os la recomiendo. La Coronel Tapiocca Bolsa de Viaje para Zapatos tiene una relación precio calidad fantástica. Me costó 4,50 euros. No me parece nada cara, teniendo en cuenta lo resistente que sale y lo bien que protege los zapatos delicados. Van mejor que dentro de una maleta. 

Yo la estoy usando una barbaridad, como os he dicho. Algunas veces hubiera deseado que fuera un poco más grande porque con dos pares de zapatos no tienes suficiente para algún fin de semana. Si le cupieran cuatro pares, sería totalmente ideal. 

La bolsa yo la lavo con un fregoteo en el pilón de casa. Nunca la metí en la lavadora porque temo que pierda rigidez. Está fabricada en una tela como impermeable de color negro.

Mis vacaciones en Portugal

Nos fue fácil encontrar el Axis Vermar Conference & Beach Hotel, Póvoa de Varzim entrando en Portugal desde Galicia porque está todo muy bien señalizado. Dejamos el coche en el parking que hay justo delante del hotel. Menos suerte tuvimos al día siguiente cuando salimos a dar una vuelta por los alrededores. El parking estaba hasta los topes y tuvimos que aparcar en otro que queda cerca. 

Este hotel es cómodo. No tienes que estar esperando una eternidad por un ascensor. Hay cuatro y llegan de sobra. A nosotros nos dieron una habitación grande, con un pasillo que te llevaba al cuarto de baño, nada más entrar. El cuarto de baño le gustó mucho a mi marido porque la ducha tenía una especie de grifo a la altura del techo. Era original. A mí me encantó el secador de pelo que nos dejaron. Era un secador que me secaba la melena en cinco minutos. 

En la habitación pudimos preparar té e infusiones gracias a la tetera que nos dejaron encima de una mesa. Resulta muy práctico poder hacerte tú misma el café sin necesidad de bajar a la cafetería del hotel para tomarlo. 

El hotel no es lujoso. La habitación estaba decorada de manera tan sencilla como el resto del hotel. La mesilla, por ejemplo, se limitaba a una especie de mesita auxiliar de color blanco haciendo juego con el mismo color de la colcha de nuestra cama de matrimonio. Las paredes estaban forradas de madera. 

Teníamos un buen televisor de plasma con un montón de cadenas internacionales. Mi marido compró alguna película porque a él nunca le llega lo que echan por la tele. Menos mal que el televisor funcionaba bien porque la conexión wi fi iba peor que una escopeta de feria. Vinieron a arreglarla, pero no conseguimos otra cosa que una conexión intermitente. 

Otra desventaja fue tener suelos de moqueta en la habitación. La moqueta siempre me da sensación de suciedad por mucho que la limpien. 

El desayuno fue un buffet que servían en el restaurante. Huevos cocidos, salchichas, bacon, embutidos, frutas, membrillo, queso y para beber unos zumos que sabían como si fueran naturales, pero yo creo que eran de cartón. También había café infusiones. 

Os recomiendo este hotel por lo práctico que resulta. Por ejemplo, en el desayuno puedes hacerte tú misma las tostadas en una máquina. Yo las hice para mis hijas. Así sabes que desayunan lo más parecido a cuando estás en casa. 

Friday, June 19, 2015

Mis vacaciones en Galicia

1

El Hotel Spa Attica 21, Villalba, es un hotel tranquilo con unas instalaciones nuevas y un personal muy profesional y majo con los clientes. 

A nosotros nos costó encontrarlo. Tuvimos que dar varias vueltas pro la zona y preguntarle a más de una persona hasta llegar a la puerta del hotel. No hay ni una indicación. 

Es un hotel perfecto para los que les guste la naturaleza. Mi marido aprovechó para hacer senderismo por la zona. Yo aproveché para relajarme en el spa del hotel que me salió gratis. No te cobraban si ibas sólo una vez al día. 

En el spa te daban toalla, albornoz y chanclas. Mucha gente andaba de chanclas por el hotel y bajaba al spa enfundada en el albornoz. Yo no lo hice. Siempre voy vestida como tengo que ir. Ese desarreglo personal no va conmigo. Tampoco va tener el albornoz dos días sin lavar. Les dije que me lo tenían que lavar cada día. No hubo problema. 

El Hotel Spa Attica 21, Villalba, es un hotel rural. Lo que tiene más interesante es el spa, aunque podría ser mejor. Se nos quedó pequeño. 

La habitación no tenía lujos, pero resulto ser bastante cómoda con su estilo rústico de casa de pueblo. Yo ni deshice las maletas. Me hubiera cabido la ropa en el armario que teníamos, pero me daba pereza porque sólo íbamos a estar dos días. 

La fachada del hotel no es nada llamativa. Ni es de casa rústica cien por cien ni es de casa moderna. Tiene un gran balcón dividido para cada habitación que le queda como un pegote total. Le hubiera quedado más bonito un balcón individual por ventana.

-------------------------------


2

El Hotel Atlántico, Vigo, tiene una ubicación céntrica que no sé si compensa mucho porque resulta bastante ruidoso. No es el hotel que recomendaría a una persona a la que le cueste conciliar el sueño. En una habitación de este hotel resulta difícil quedarse dormida con los ruidos que te llegan del exterior. 

Este hotel tiene muchos años en su haber. Ya me había alojado en él con mis padres siendo yo una cría. A mi madre le gustaban los hoteles céntricos ya entonces. 

El Hotel Atlántico te queda a unos cinco minutos de caminata de la zona del puerto y en plena zona turística y de tiendas. Puedes ir andando hasta el Mercado de la Piedra. Yo llego desde el hotel en diez minutos. 

El hotel es pequeño. Tendrá unas 50 habitaciones, todas grandes y muy luminosas, con balcones que dan a la calle. 

Nuestra habitación tenía un buen televisor de plasma, wi fi, calefacción, aire acondicionado y estaba bien limpia, lo cual es lo más importante para mí. No aguanto una habitación con una limpieza deficiente. 

Bajamos a comer al pequeño restaurante del hotel. Sirven comida gallega de toda la vida y era lo que nos apetecía comer. Se come bien y no es nada caro. Lo que te salen más baratos son los platos combinados. 

Tuvimos la suerte de tener plaza en el parking para el coche. Así nos ahorramos pagar el parking público que hay en las proximidades. 

Lo que no tuvimos suerte fue con los ruidos. Coincidió un fin de semana que parecía que toda la chavalería de Vigo había salido de botellón por aquella zona. Fue imposible dormir. Mi marido decía que debíamos bajar a unirnos a la fiesta. No era el caso. Teníamos las niñas en el cuarto y no era como para llevarlas de parranda etílica con tan cortas edades. 

Pese a los ruidos que te llegan de la calle, os recomiendo este hotel. Tiene una buena relación calidad precio.

Monday, June 08, 2015

Mis vacaciones relajadas y en familia con niñas

1

El Marina Parc es un hotel perfecto para pasar unos días de vacaciones relajados en Menorca. Es un hotel que nada tiene que ver con los hoteles de sol y playa para masas que hay en la Baleares y en otros sitios turísticos de nuestra España. 

En este hotel está todo muy cuidado, desde las habitaciones y estancias comunes hasta las comidas. No es un hotel donde te sirvan comida basura tipo hamburguesas y demás. Hay mucha comida sana. Lo que conocemos por dieta mediterránea. 

No es un hotel lujoso, pero lo tienen todo tan limpio y ordenado que hacen que te sientas cómoda. Nuestra habitación no era moderna, más bien parecía la habitación de un piso pasado de moda. Mi marido decía que le recordaba su habitación de soltero en la casa de su madre. Lo del mobiliario antiguo era lo de menos. Lo importante es que la habitación era amplia y más amplia era si tenías en cuenta que tenías una cocina y un comedor además del cuarto de baño. 

La única desventaja que le encontré a este hotel era que tenía que coger el coche hasta para ir a la playa. Es un hotel bastante apartado del mundanal ruido de la isla. En todo caso, valía la pena subirte al coche para ir a la playa porque era una playa de cine. 

No está este hotel cerca de las playas estilo caribeño que hay en Menorca, pero puedes ir a ellas en coche porque las distancias no son grandes. Es apenas un paseo. 

El hotel está cerca del aeropuerto, y de Binibequer, Coves d'en Xoroi... También te queda cerca el puerto de Mahón, el cual os recomiendo visitar por lo bonito que es. Lo mejor del hotel es la tranquilidad que hay por sus alrededores, lo cual lo hace genial para unas vacaciones en pareja, sin niños ni demás familia. Por eso os lo recomiendo.

------------------------


2


El Barceló Pueblo Ibiza es un buen hotel para unas vacaciones en Ibiza con niños. Es un hotel donde tienes una animación estupenda para que los mas pequeños de la casa no se aburran y estén entretenidos mientras tú disfrutas de otras actividades con tu pareja. 

Este tres estrellas es muy recomendable. Tienen un personal muy atento. Los que estaban en recepción eran un encanto. Siempre nos atendían con una sonrisa en la boca. Había un chico que aguantaba sin enfadarse todos los comentarios de mi suegra acerca de las mejoras que deberían hacer. La madre de mi marido es una pesada. Nunca está nada al gusto de ella en ningún hotel. A los chicos de recepción le daba mucho el latazo desde que descubrió en el jardín unos gatitos que decía que había que llevar a una protectora de animales. 

En el restaurante del hotel se come muy bien. Los desayunos eran muy variados. Si te comías bacon, salchichas, fiambres, bollerías, frutas, café e infusiones además de los cereales y los yogures poco más podías comer el resto del día. Mi suegra pidió gazpacho en el restaurante y se lo hicieron al día siguiente. Son muy atentos con los clientes. 

Nuestra habitación era grande, con una decoración funcional, sin lujos, con conexión wi fi gratuita. La conexión wi fi estaba por todo el hotel, no sólo en las habitaciones. Mi marido se conectaba a Internet muchas veces desde el bar del hotel. Tienen enchufes a disposición de los clientes para cargar todo tipo de dispositivos. También los tienen en el restaurante. 

La habitación estaba bastante bien insonorizada. Apenas se escuchaba la música de los espectáculos nocturnos. La ventana daba a la piscina principal. En total había tres piscinas. Yo apenas las frecuenté. Bajé todos los días con las niñas a una calita muy mona que había allí cerca. 
El Barceló Pueblo Ibiza es uno de los mejores hoteles de Ibiza. Es un hotel en el que estás como en casa. Yo estaba a dieta y no tuve ningún problema con las comidas porque tenían una dieta más sana en una zona del buffet del restaurante. Pese a la dieta no pude perderme una cena temática italiana que organizaron una noche. 

La desventaja que le encontré a este hotel fue su ubicación bastante alejada de Sant Antoni. Tuvimos que alquilar un coche y dejarlo en un parking público que hay en las proximidades del hotel. En el hotel no hay parking.

Mi turismo de discotecas y playas

1

En mis años de adolescente fui varias veces a la Discoteca Quattro Dance, Avilés, cuando iba a la casa de mi tía. Todavía recuerdo sus sábados inolvidables, sobre todo después de la sesión de la tarde que terminaba a eso de las once y media de la noche. 

No sólo hay música en esta discoteca. También hacen desfiles de moda, concursos y fiestas organizadas. Está en las afueras de la ciudad de Avilés, en la calle Demetía Suárez, cerca del paseo marítimo. 

Mis primas y yo solíamos comer en su Burger. Nos parecía lo más. Lo que no usábamos era el parking de la discoteca porque no teníamos coche ni edad para tenerlo. 

La entrada en esta discoteca no era nada cara y menos teniendo en cuenta que te daba derecho a una consumición. Bueno, lo de la consumición gratis con la entrada hay que matizarlo. Te daban una bebida del país gratis. Si pedías una bebida de importación, te cobraban algo así como la mitad de su precio. 

La discoteca es bastante grande. Dentro tiene cuatro barras que no siempre están hasta los topes. Hace poco estuve con mi marido y había venido bastante a menos esta discoteca. Es una pena. Los baños los seguían teniendo al fondo y la terraza siguió pareciéndome lo mejor. 

Los baños de esta discoteca son enormes. No hay que hacer cola. Enseguida encuentras baño libre. Esta es una ventaja a tener en cuenta. 

La pista está en el centro de la discoteca. Cuando yo era adolescente solía estar más animada que ahora. Tiene dj bastante buenos, pero el negocio, como os decía, se le ha venido un poco a menos. Debe ser por la crisis económica.

------------------


2

La Playa de las Catedrales, Lugo, es una playa que está muy bien para ir con los niños a pasar una tarde de mar y sol porque está perfectamente equipada. Tiene parking, tiene merendero, tiene servicio de socorristas,... Su única desventaja es que está siempre hasta los topes. 

Está unos 13 kilómetros de Ribadeo, en la provincia de Lugo y es bastante grande. Debe tener casi dos kilómetros. Me llamó la atención la última vez que estuvimos que tuviera el agua tan limpia teniendo tanta gente en sus arenales, que también estaban limpios. La arena es muy finita en esta playa. Da gusto andar descalza. 

Nosotros llevamos la comida y comimos en una de las mesas de piedra del merendero. En esta playa tienes de todo: desde aseos, hasta rampas de acceso o un paseo de madera que le encanta a mi suegra. Como decía mi marido, su madre tomaba el sol en el paseo, no en la arena de la playa. 

Lo que más me gusta de esta playa es que tienen prohibida la presencia de mascotas. Esto la hace más limpia y más segura. A mí no me gustan los perros correteando por mi alrededor y menos cuando estoy casi desnuda. Nunca sabes si al perrito en cuestión se le dará por morderte. 

El último día que fuimos estaba prohibido el baño. Tuve que contentarme con un paseo entre las rocas con las niñas y mi santo esposo. Las niñas querían bañarse. Les tuve que explicar que la bandera amarilla prohibía el baño. Acabamos tomando el sol subidos a unas rocas entre las cuales había una especie de pasillo de arena. Las rocas abundan en esta playa que os recomiendo muy mucho.


Sunday, June 07, 2015

Mis hoteles raros

1

O Remanso Dos Patos, Nogueira de Ramuin, es un hotel rural de la provincia de Orense. Se trata de un establecimiento muy familiar, regentado por una familia joven. 

Sólo tiene ocho habitaciones, dos de ellas suites, en las que no faltan cuartos de baños con bañeras de hidromasaje y terrazas con preciosas vistas al río Miño. 

Yo no puedo decir que lo pasara muy bien en este hotel. Fue saber que admitían perros y darme un ataque de asco continuo. Estaba usando una habitación donde había habido perros dentro igual que había en la habitación de alado. Por mucho que la limpiaran, no dejaba de olerme a perro. Mi marido se partía de risa, pero no era para reírse. Le hice arreglar todo para marchar un día antes de lo previsto. Prefería irme para Orense ciudad y alojarme en un hotel urbano con habitaciones libres de mascotas. 

Los desayunos los servían en el restaurante del hotel. No estaban mal. Eran desayunos bastante abundantes y con una bollería que no parecía industrial, pero realmente lo era. 

En todo caso, yo no le recomiendo este hotel rural a las personas que no quieran dormir en una habitación donde han dormido perros. Es un asco sólo pensarlo. Cuando estuvimos nosotros, había una chica que tenía un mastín que subía en brazos porque el perro no le quería subir por las escaleras. La escaleras estaban en parte sin cubrir, eran de esas escaleras que van por fuera de la casa. 

Hablando de la casa hay que decir que es una casa de aldea que han reconvertido en negocio de turismo rural. La heredó la dueña. Le están sacando dinerito con eso de que admiten perros en las habitaciones. A la gente no le importa pagar 9 euros a mayores que van destinados a la limpieza de la habitación con tal de poder dormir con el perro.

-----------------------------------------


2

El Hotel Las Rozuelas, Cercedilla, es un hotel rural de la Sierra de Madrid que tiene mucho encanto para pasar un fin de semana alejada del mundanal ruido si alejarte mucho de la civilización ruidosa. 

No es más que una casa de piedra de los años cuarenta que ha sido restaurada lo suficiente como para que te sientas cómoda habitando en una de sus ocho habitaciones durante un par de días. Nuestra habitación tenía una terraza bastante grande, eso sí, de madera, cosa que no me hacía mucha gracia. Tenía unas vistas al jardín nevado que te hacía casi creer que estabas en Suiza. 

La casa tiene de todo: conexión wi fi, televisor, minibar en la habitación, un buen televisor de plasma, un cuarto de baño con una buena ducha de hidromasaje y también bañera de hidromasaje. Estás como en un paraíso rural. 

No puedo decir que la casa me gustara mucho por fuera. Es muy parecida a otras casas de la Sierra madrileña. Pero, una vez que cruzas el umbral, te sientes muy cómoda. El personal es muy amable. 

Nosotros pasamos mucho tiempo en las zonas comunes. En el salón tienen unos sofás muy cómodos. Allí era donde yo leía las revistas donde mi marido se relajaba mirando películas. Tuvimos la gran suerte de alojarnos unos días en los que no había nadie más. 

Os recomiendo el Hotel Las Rozuelas, Cercedilla, un hotel con mucho encanto en la Sierra de Madrid, sobre todo en sus interiores. Lo que menos me gustó fue que la habitación tuviera un techo de madera. No me gustan las casas tan rústicas. Lo demás, quitando también la terraza de madera, era perfecto. 

Lo que estuvo muy bien fue el desayuno, un buffet muy surtido con yogures naturales, mermeladas, fruta, cereales, agua, leche, bollería... El zumo era de cartón y no estaba muy bueno, pero a mí no me importó porque no soy nada de zumos por las mañanas. Es mi marido quien quiere zumo. El desayuno lo sirven en un salón que tiene chimenea y vistas al bosque.

--------------------
DONA UN CLICK AQUÍ: http://adf.ly/1GBr1R

Friday, June 05, 2015

Turismo de compras en Milán y turismo de restaurantes en otras ciudades

1

Milán es la ciudad de las compras. Yo me arruino en Milán porque no puedo evitar comprar las cosas bonitas que encuentras en muchas de sus tiendas, sobre todo en las de marca. 

Esta conocida ciudad italiana tiene un centro histórico pequeño, pero interesante. Lo puedes recorrer andando, si estás más interesada en la historia monumental que en las compras. 

No es mi caso. Yo a Milán voy a hacer turismo de compras. He visto el Duomo, he ido a representaciones en el Teatro de la Scala (Teatro alla Scala). El teatro no te deja indiferente y no es para menos porque es uno de los grandes teatros de la ópera. El 7 de diciembre empieza la temporada. Nosotros lo visitamos en una de las visitas guiadas que hay para turista cuando no hay temporada. También fui al Navigli District donde la actividad nocturna es más intensa. Pero lo mío es comprar. Es así como disfruto yo Milán. 

Mi marido siempre quiere ir a la catedral. Le gusta mucho el gótico, las más de tres mil estatuas que hay en la Catedral de Milán. A mí no me gusta mucho esta catedral: la encuentro muy de rezar. encima te cobran siete euros por subir a la terraza y 13 euros si subes en ascensor. 

Para compras os recomiendo ir a la Galería Víctor Manuel. A nosotros nos gusta también frecuentar sus cafés porque son muy elegantes. 

La última vez que estuvimos en Milán a mi marido se le antojó ir al cementerio. Es muy monumental. Más que un cementerio podría decirse que es un museo al aire libre. Hay muchos italianos famosos enterrados en aquellas tumbas. 

Os recomiendo visitar Milán. Es la Italia refinada, la Italia del norte.

-----------------------

2

Cuando viajamos al extranjero yo siempre me temo lo peor en cuanto a hoteles. Mi experiencia me dice que los hoteles de los países vecinos y menos vecinos son bastante peores que los hoteles españoles. De vez en cuando, nos alojamos en algún hotel que nos deja satisfechos. Tal es el caso del Mamaison Imperial Hotel, Ostrava, donde nos hospedamos en nuestro último viaje a la República Checa. 

Nos dieron una habitación grande decorada con unos muebles muy tradicionales que le daban un toque señorial a la estancia. Era una habitación luminosa, con espacio de sobra para dos personas. Lo mismo puedo decir del cuarto de baño, donde había una bañera redonda que parecía una piscina. Mi marido decía que, si hubiéramos llevado a las niñas, nos nadaban en la bañera. 

Pero había cosas que no me gustaban. Por ejemplo, una enorme planta que más parecía un árbol al lado de la cama. tuve que llamar a recepción para que la retiraran. No aguanto ni plantas ni flores ni nada de eso en mi habitación. Tampoco me gustó encontrarme con una vela en la mesa del restaurante del hotel. Me dio la cena. Cuando la retiraron a petición mía, nos quedó un olor a cera en la comida que era inaguantable. 

El personal del hotel es amable y lo tienen todo muy limpio, tanto las estancias comunes como las habitaciones. Pero podía ser más profesional. Muchos de los empleados casi no hablan ingles y los que lo hablan lo hacen de tal manera que te cuesta entenderlos. Su nivel de idiomas es muy mínimo. 

En los desayunos servían mucho pan. Había las barras igualitas a las que venden en los supermercados y panaderías de nuestra España y también tenían unos panes negros que no me gustaron nada. Me animé a probarlos, porque mi marido decía que era el pan negro que daban con la cartilla de racionamiento tras la Guerra Civil española. Una broma suya. Aquel pan dios sabe con qué cereal lo habrían hecho. Era incomible. 

En todo caso, os recomiendo el Mamaison Imperial Hotel, Ostrava. Es un hotel mucho mejor que otros hoteles extranjeros en los que me alojé.

---------------------------------

3

Nosotros fuimos a comer varias veces al Restaurante La Lonja, Sanlúcar de Barrameda, pero no creo que volvamos porque los vendedores ambulantes te dan la cena. Son agobiantes. 

Es una pena porque el restaurante queda justo enfrente del Parque Nacional de Doñana, y era uno de nuestros restaurantes favoritos para comer algo después de pasa unas horas en el parque con las niñas. 

Los pedigüeños ya empiezan a molestarte cuando llegas al parking. Parece que hay que darles un euro a los gorrillas por no hacer nada. Te encuentras tú misma el sitio para dejar el coche y vienen a pedirte una monedita. 

Nosotros solíamos comer en la terraza del restaurante. Desde allí tienes unas vistas estupendas del mar. Mejores son todavía las vistas desde el comedor de la planta de arriba del restaurante, pero yo prefiero quedarme en la terraza porque es más grande. 

En este restaurante se come muy bien. Tiene arroces para compartir, con bogavante, con cigalas, con carabineros y en grandes cantidades. Te dan para toda la familia de sobra. 
Hay gran variedad de mariscos y pescados, todos ellos muy frescos y pescados en la zona. Os recomiendo las mariscadas enormes y los pescados al horno, que están deliciosos, o a la brasa para compartir. Huelen que enamoran. 
También están muy buenas las papas aliñás y las ensaladas. ¿Y qué decir de la sopa de marisco, el gazpacho y oras cremas frías? Te chupas los dedos. 

Lo que no hay en este restaurante son carnes. Todo lo que tienen en carne se reduce a embutidos del montón. 

Lo que están muy bien son los postres caseros para elegir en oco variedades. Lo mismo puedo decir de los vinos. Tienen una carta de vinos no muy extensa pero más que suficiente. 

La mayor desventaja que le encuentro al Restaurante La Lonja, Sanlúcar de Barrameda, es la cantidad de vendedores ambulantes que te molestan mientras estás comiendo en la terraza. Mi marido decía que nos veían cara de millonarios. Pues, estaban muy equivocados: somos una familia en crisis que se gana la vida como puede, pero sin molestar a los demás como hacen ellos con tanto sombrero, pañuelos y bisuterías que te ofrecen.

------------------------

4

El Miralmar, Gavà Mar, es un restaurante donde sirven muchas paellas. Allí todo el mundo come paella, lo cual me llama mucho la atención. Yo fui tres o cuatro veces con mi marido y unos amigos que no querían gastar mucho. Gastar no gastas porque no estamos hablando de un restaurante lujoso sino todo lo contrario. Está lleno de gente que quiere comer barato. 

Está en la zona costera del municipio de Gavá y tiene dos alturas. En lo que es el primer piso el comedor tiene una capacidad de unos 50 comensales, en la planta baja es todavía más grande, como el doble de grande. 

La decoración del local es de bar barato. El suelo de la planta baja es de césped artificial, cosa que me llamó mucho la atención. Se ve limpio, pero a mí no me hace mucha gracia. En este restaurante no han gastado dinero en decoraciones. Ni siquiera las mesas se ven mínimamente dignas de un restaurante; parecen de un todo a cien. 

En todo caso, los precios no son muy baratos, aunque sí más baratos que en los restaurantes de la zona. Una buena ración de paella te sale por 15 euros. Nosotros pedíamos, además de la paella, unas zamburiñas y unos boquerones. 

Me llamó la atención lo bien que presentan el pescado. Las zamburiñas estaba colocaditas y perfectas. Lo mismo puedo decir de las raciones de boquerones que pidieron nuestros amigos. La paella, en cambio, era de pescado, pero no destacaba por una presentación en los platos que te llamara la atención. 

No os recomiendo ni os dejo de recomendar el Miralmar, Gavà Mar. Es un restaurante muy de andar por casa que podría tener los precios aún más baratos de lo que los tiene.

---------------------------------

5


Es un lujo poder cenar en un restaurante con vistas a la mezquita de Córdoba. Tal es el caso del Restaurante Caballo Rojo, Córdoba, un restaurante donde cenamos hace unos días con unos amigos. 

Me encantó el local. Tiene una decoración muy años 50 del pasado siglo XX. Parece que estás en una película. 

También son de película sus platos exquisitos, desde la lubina a la pimienta que me zampé yo hasta las croquetas que pedimos todos o el salmorejo, una de las especialidades de este restaurante cordobés. 

Nosotros ya habíamos estado en otra ocasión. La vez anterior nos habían servido un bacalao con aroma de canela que estaba que te chupabas los dedos. Lo mismo puedo decir de la tarta que nos pusieron con unos vinos dulces. 

En este restaurante tienen unos vinos de reserva de las bodegas Yllera que están muy buenos. Son de los mejores Ribera del Duero que he probado. La desventaja es su precio, pero en el Caballo Rojo no hay nada barato: ni vinos ni comidas. Casi llama la atención de que esté siempre hasta los topes. Como no hagas reserva no encuentras mesa libre. 

Los camareros son muy amables. Te atienden pronto y te cobran más rápido que en otros restaurantes. Casi parece que tuvieran miedo de que les marcharas sin pagar. No era para menos teniendo en cuenta que la última cena nos salió en unos 90 euros largos por cabeza. Por ese dinero en mi casa se come marisco, cosa que en este restaurante no nos sirvieron.

Mis vacaciones más locas

1

La Gala Drag Queen, Gran Canaria, es la fiesta más colorida de las Islas Canarias después de los famosos carnavales de Tenerife. Esta fiesta también se celebra en los Carnavales, pero en los de Gran Canaria. 

En esta fiesta al son de la música disco más machacona, sobre plataformas que los elevan a unos 2 metros de altura, se contonean los drag que van saliendo a escena como si fuera un carnaval. Es una fiesta con mucha imaginación en las coreografías que hacen. Con todas ellas vuelven loco al público. Se te van las penas. 

Yo fui una vez con unas amigas y nos lo pasmos pipa mirando tanto cuerpo masculino. Serian homosexuales, pero estaban divinos. 

Esta fiesta se empezó a celebrar el año 1998 y se ha ido convirtiendo en un clásico que muchas personas no se quieren perder año tras año. No valoran la belleza de las drag en el concurso sino que lo que valoran es el talento artístico del baile que hacen. 

Casi todos los que participan son hombres, pero también admiten participaciones de mujeres. De hecho, cuando fui yo con mis amigas una mujer concursante había quedado en el segundo puesto. Recuerdo que se llamaba Drag Noa. 

No hay libertad de espectáculo en cuanto a temática. Cada año tienen un tema. El de este año fue Las mil y una noches. El del año 2009, cuando fui yo, era los piratas. 

Os recomiendo esta fiesta. Son unos carnavales diferentes en los que no te aburres. Pero la recomiendo más para ir con amigos. No me parece una fiesta adecuada para llevar niños.


---------------------------------

2

La Queimada Popular, Cervo, es una queimada de verdad. Es una fiesta única que no debes perderte, sobre todo si no sabes lo que son las queimadas. Va anta gente, que siempre nos tocó hacer cola para probar la queimada. 

Esta fiesta está centrada en la bebida más típica de Galicia, la queimada, que no es más que aguardiente casero que se va quemando mientras lo remueven hasta que pasa de azul a verde y se apaga ella solita. Sólo lleva azúcar y café más algún añadido que suele ser unos trozos de manzana o las cáscaras de limón. 

No os recomiendo hacerla, y menos si no sabes. Es mejor ir a la Queimada Popular de Cervo y probarla allí.

Cervo está a unos cuatro kilómetros de Burela, al norte de la provincia de Lugo. No hay problemas para aparcar. Nosotros siempre encontramos sitio para dejar el coche, hasta el día de la queimada. La fiesta la hacen en el centro del pueblo, en la Praza do Souto, una plaza rodeada de casas con bonitas fachadas antiguas. 

A mí no me hizo mucha gracia esta fiesta por los bailes y cánticos de brujería que hacen. Mi marido dice que son danzas celtas. ¿Quién sabe como bailaban los celtas? Yo no me los imagino bailando invocando a los demonios y a las brujas, como hacen en esta fiesta de Cervo. 

La queimada como no la tomes cuando apagan las cazuelas de barro, no vale nada. Pierde todo su sabor fría. 

La fiesta la hacen el sábado siguiente al 16 de agosto. No tiene, pues, una fecha fija. Debes ir bastante antes de las 12 de la noche para coger un buen sitio. La plaza se pone hasta los topes de gente.

----------------------------

3

El Pub Glam, León, es uno de los locales de moda de la noche leonesa. Nosotros lo descubrimos gracias a unos amigos que son clientes habituales. 

No me extraña que esté tan de moda porque sus sesiones de música alternativa son muy buenas. En este local hay música dance, trance y otros tipos poco frecuentes en otros bares de música, espectáculos, performances. Es, pues, muy interesante para las personas a las que nos gustan los ritmos psicodélicos que suelen pinchar. 

Está en la calle Platerías de León. Si no lo encuentras, preguntas y seguro que encuentras a alguna persona que lo conoce. Es un pub muy conocido en la ciudad. 

A mí me encanta su decoración muy de los años sesenta. Es como si te trasladara al pasado chic. Da gusto sentarte en una de sus mesas alejadas de la pista para tomar una consumación en plan tranquilo. 

También da gusto bailar porque en la zona de la pista el techo es alto y no tienes sensación de agobio al bailar aunque estés rodeada por una multitud. 

Lo que no me gustan son los reservados del piso superior. Mi marido cogió uno una vez que fuimos y yo estaba de los nervios pensando qué no haría allí la gente. Me dan asquito a mí ese tipo de reservados. 

Es un local muy frecuentado. Siempre que fuimos había colas en la puerta de entrada. Los porteros son un poco bordes, sobre todo con los chicos. Vi como a más de uno no lo dejaban entrar por su indumentaria. Con las chicas no son tan estrictos. Es como si les diera igual el tipo de ropa que leve una chica. 

Os lo recomiendo muy mucho. El Glam es un local caro que vale la pena, sobre todo si llevas la cartera bien surtida para pagar sus caras bebidas. Nuestros amigos celebraron allí una fiesta privada y les salió por las nubes. No me extraña porque era en Nochevieja.

---------------------------------------

4

En Benidorm hay hoteles que están muy bien. Por ejemplo, el Hotel Madeira Centro, un hotel con mucho encanto en el centro de la ciudad. Está al lado del casco antiguo de Benidorm, a unos 250 metros de la playa de Levante. El parque de L'Aigüera está a 3 minutos de caminata. 

Las vistas desde nuestra habitación eran muy buenas, casi tanto como las que podías disfrutar desde la terraza de la azotea. Teníamos una terraza preciosa con vistas al mar que te quitaba las ganas de bajar a la playa a tomar el sol o ir a la piscina del hotel. Mi marido fue bastante a la piscina porque se apuntó más que otras veces a la bañera de hidromasaje con el cuento de que estaba al lado de la piscina. 

La habitación que nos dieron era preciosa. Tenía una decoración muy moderna, con un estilo desenfadado, pero tirando a lujosa. El suelo era de baldosa, cosa que yo prefiero. No me gustan los suelos enmoquetados y los de madera tampoco me hacen mucha gracia. No pasamos ninguna calor gracias a lo bien que funcionaba el aire acondicionado. 

El wi fi de la habitación era gratuito igual que las toallas que había en la piscina y las tumbonas. Lo que nos cobraron fue lo que consumimos del minibar. 

Fueron unas vacaciones inolvidables. Subimos por la noche al piano bar de la planta 20 y nos cansamos de bailar. Era como estar en un paraíso. En el piano bar algunas noches dieron conciertos. 

En el hotel tienen un pequeño parque infantil para los niños. Cuando estuvimos nosotros pocos niños había alojados. Había muchas parejas y gente de negocios. No me extraña porque el hotel es ideal para unas vacaciones en pareja. Además te queda a un paso de todo lo que es interesante en Benidorm. Nosotros no cogimos un taxi en los cuatro días que pasamos en este hotel. 

Os lo recomiendo. Es un hotel urbano con mucho encanto para unas vacaciones en pareja. Está todo muy limpio y el personal es muy amable.

ENCUENTRA PAREJA PARA PRACTICAR EL AMOR LIBRE

LOS MEJORES HOTELES

ENCUESTAS PAGADAS

ENCUESTAS PAGADAS

ZAPATOS ÚLTIMA MODA

TRABAJA DESDE CASA